Ganar dinero para invertir

Cómo salir de deudas

Ahora que ha pasado el momento de hacer tu lista de propósitos para el año nuevo, revisa el que se refiere a meta financiera, quizás debas reescribirlo

¿Qué es lo que deseaste? ¿Más dinero?

Ese tipo de deseos los hacemos todos, pero lo importante es analizar la calidad de este deseo, pues la mayoría de nosotros cuando planteamos una meta financiera lo hacemos para tener el recurso necesario para gastarlo en aquello que deseamos.

No hay nada fuera de lo común. En realidad, deseamos objetos, servicios o experiencias y para tenerles sabemos que se requiere dinero.

Además, muchos expertos recomiendan tener este tipo de deseos, pues se convierten en el motivador fundamental para hacer las cosas que nos cuestan más trabajo para alcanzar nuestro objetivo económico. Algunos espacialistas en motivación para la riqueza, recomiendan poner una fotografía de lo que deseamos para recordar nuestro objetivo y con eso motivarnos para seguir trabajando en nuestro objetivo.

No hay mucho que agregar al respecto, queremos dinero para lograr la satisfacción de un deseo o necesidad, es decir trabajamos, ahorramos y hacemos negocios para alcanzar un mayor bienestar.

El problema es que la vida no es estática. Podemos cumplir nuestro deseo, pero después necesitaremos más para conservarlo, usarlo o renovarlo. Es decir, a partir del momento que tengamos dinero para cumplir nuestro deseo, usualmente necesitamos más para sostenerlo.

El dinero que se utiliza para satisfacer deseos y necesidades se consume, se agota. Por es los técnicos le llaman gastos y no inversión. Eso es así porque también hay posibilidades de utilizar el dinero para crear más dinero y a eso se conoce como inversión.

Sólo una minoría desea ganar dinero para invertirlo con el objeto de hacer crecer su riqueza. Pero esa pequeña minoría tiene ese deseo porque comprende que es la clave para la libertad financiera.

Es muy estimulante tener dinero para satisfacer nuestras necesidades y deseos, pero la libertad financiera nos hace libres para poder disfrutarlos

Por eso que nuestros propósitos de año nuevo aun no se estrenan, es buen momento para hacer un apartado enfocado al crecimiento de nuestras inversiones, ya que éste es el principio de un camino que aunque no veamos claro, nos dará la certeza de llevarnos a nuestra libertad financiera.

¿Cómo hacerlo?

Es proceso es simple, pero la clave es empezar de inmediato. Si quieres disfrutar de la sombra de un árbol o de sus frutos, el mejor momento para plantarlo fue hace 20 años. Lo mismo pasará con tu libertad financiera. Si esperas ser libre de preocupaciones en el futuro, el momento para empezar es ahora.

El objetivo es destinar un monto específico para construir un patrimonio, es decir para invertir en opciones que en el futuro nos permitan ganar más dinero. No se necesita que sea mucho, pero si que sea constante.

El primer paso por supuesto es el de obtener educación para invertir, lo cual se logra informándose en libros, sitios web especializados y practicando. Nadie nace experto en inversiones en la noche en la mañana.

Las inversiones pueden ser de muchos tipos y dependerá de nuestro análisis decidir cual es la más conveniente y segura, pues el dinero que hemos ganado no queremos perderlo por una mala inversión. Generalmente las inversiones que prometen hacernos ganar más dinero son las más riesgosas.

Pero hay inversiones que son relativamente más seguras. La inversión en bienes raíces es una de ellas, por ejemplo. Aprender habilidades que nos ayuden a ahorrar dinero también, como aprender a arreglar por nosotros mismos algunos productos electrodomésticos, electrónicos y reparaciones de plomería o eléctricas.

Otra opción muy importante es invertir nuestro tiempo en organizar un presupuesto: muchas gastos pueden estar mal orientados, duplicados o mal orientados por falta de nuestra atención. Un análisis de nuestros gastos con un enfoque de ahorro y optimización nos permitiría eventualmente un remanente que podría sumarse al monto que necesitas para cumplir tu deseo o, mejor aún, para crear proyectos que te lleven en el futuro a la libertad financiera.

Invertir tiempo y esfuerzo en investigar lo que uno compara o adquiere es también otra forma de hacer rendir nuestro dinero. No todo lo que se dice en internet es cierto y en muchas ocasiones caemos en comprar cosas que no nos sirven para nada, pero que en las redes sociales decían que tenían atributos milagrosos o mágicos, o bien que eran inversiones seguras y que muchos otros se habían hecho ricos con ellos. El tiempo que usas para evitar un mal gasto es, sin duda, una gran inversión.

Por supuesto hay inversiones más concretas como la de crear un pequeño negocio relacionado con nuestras aficiones o con nuestra área de experiencia y conocimiento, buscar negocios pasivos que realmente nos permitan obtener dinero (lo cual no es fácil de encontrar) o producción de libros, vídeos y cualquier cosas que nos permitan generar ingresos extras.

Todo esto nos abre la posibilidad de que, si se hace bien, nos genere más ingresos, pero no son actividades fáciles por lo que debe seleccionarse con mucho cuidado.

Este tipo de inversiones deben hacerse, en principio con nuestros propios ahorros y lo que decidamos invertir debemos estar dispuestos a perderlos, pues de otro modo no funcionaría. Por supuesto pedir un crédito para hacer este tipo de actividades, aunque parezca cómodo es en realidad un gran error, pues estamos haciendo una inversión riesgosa de un dinero que aun no tenemos. Si las cosas salen mal, tendríamos que pagar la deuda, sabiendo que perdimos el dinero del crédito.

Este tipo de inversiones, para que sean claras deben cuantificarse. Todos los expertos recomiendan que al menos el 10% de nuestros ingresos podrían destinarse para este objetivo.

Este vídeo te puede ayudar para definir entre lo que significa crear valor o reducirlo

Diferencia entre ricos y pobres


Articulos relacionados:
Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.