Diferencia entre SIC y buró de crédito

Vive mejor

A las SIC se les conoce de forma popular como buró de crédito. Se escribe con minúsculas, porque si llevara mayúsculas sería el nombre propio o marca comercial de una SIC, que es la más antigua de las dos autorizadas para operar.

En el ámbito financiero mexicano SIC son las siglas de Sociedad Información Crediticia, una institución que, para que pueda operar, debe contar la aprobación de las autoridades financieras del país.

Las SIC tienen como objeto social “La prestación de servicios consistentes en la recopilación, manejo y entrega o envío de información relativa al historial crediticio de personas físicas y morales, así como de operaciones crediticias y otras de naturaleza análoga que éstas mantengan con instituciones financieras de diferente índole y algunas empresas privadas y púbicas.

Las autorizaciones que requiere una Sociedad de Información Crediticia son del gobierno federal, lo que hace a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, cuyos funcionarios solicitan la opinión del Banco de México y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

En México hay dos instituciones, en el ámbito del consumidor, que cumplen estos requisitos: Círculo de Crédito y Buró de Crédito.

Por lo tanto, buró de crédito, SIC o Sociedad de Información Crediticia tienen el mismo significado. No hay diferencia ya que se refieren a un mismo tipo de institución.

Las siglas SIC no deben confundirse con la expresión que se utiliza mucho en textos periodísticos o de índole similar “sic” que también son siglas, pero en este caso, de la frase en latín sic erat scriptum que se puede traducir como: por lo tanto, así fue escrito y que normalmente se usa para aclarar que una expresión llamativa, escandalosa o errónea no es pertenece al autor del texto, sino de quien se está hablando en el escrito

Los buró de crédito o Sic están reguladas por LEY PARA REGULAR LAS SOCIEDADES DE INFORMACIÓN CREDITICIA, la cual contiene todas las reglas y así como definiciones que tienen que seguir estas instituciones para poder operar y que puede consultarse en este enlace

Si se hojea esta Ley resalta el hecho de que su regulaciones sumamente minuciosa, pues define a sus clientes, sus obligaciones con el consumidor, con las autoridades financieras, el tipo de productos y servicios que está obligado a ofrecer. Impone incluso reglas para las características que se deben observar para sus consejeros, director general y funcionarios de estas sociedades.

Esta ley limita, por ejemplo, sus actividades comerciales:

“Artículo 13.- Las Sociedades sólo podrán llevar a cabo las actividades necesarias para la realización de su objeto, incluyendo el servicio de calificación de créditos o de riesgos, el de verificación o confirmación de identidad o datos generales, así como las demás actividades análogas y conexas que autorice la Secretaría, oyendo la opinión del Banco de México y de la Comisión.”

Se sabe que para que estas empresas cumplan con sus objetivos y obligaciones son sometidos de forma regular a auditorias.

Esta estricta supervisión busca garantizar la eficiencia de estas empresas, ya que cuentan con una enorme cantidad de información de todas las instituciones de crédito autorizadas y otras empresas, un enorme volumen de datos que al procesarse y entregarse organizada a las instituciones que la utilizan, permiten que los créditos sean autorizados con menor riesgo, con lo que se beneficia las finanzas de los bancos y por consecuencia la salud de la economía.

Aunque no se ve a primera vista, la existencia de los buró de crédito tienen una función social al constituirse en una base de información de suma utilidad para evitar el crecimiento de la cartera vencida de los bancos.

Fuente

Imagen

Artículos relacionados:

Diferencia entre buró de crédito y reporte de crédito

¿Puedo checar el buró de crédito de otra persona?

Cómo revisar mi buró de crédito

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.