Privacidad en pareja e hijos

Tu hogar

Las redes sociales están repletas de memes en donde una mujer espía a su pareja detrás del hombro mientras escribe algo en su teléfono o le reta a pelear con alguien muy poderoso o darle su contraseña de Facebook. El sentido de humor siempre ha sido un recurso de la humanidad para canalizar la energía de problemas no resueltos.

La relación en pareja plantea muchos retos a los límites de la privacidad. ¿Es necesaria la privacidad con alguien con el que hemos compartido intensos momentos íntimos, compartimos el destino, vivienda y recursos económicos?

La relación de pareja requiere de confianza, pero ésta se mantiene en equilibrio entre dos fuerzas incompatibles: la traición a la confianza o la inseguridad de la pareja. En ambos casos es el otro el que resulta afectado, tanto quien es traicionado como quien sufre de celos y dudas por algo que ocurre en la mente de su pareja.

Cada pareja encuentra su propio equilibrio -a veces a costa de su compañero- pero el reto se magnifica si este equilibrio se transfiere a la relación con nuestros hijos, seres vulnerables que se desarrollan en el ambiente de confianza o desconfianza que los mismos padres han creado.

Solo por lo anterior, es inconveniente restar importancia a la frontera entre la desconfianza y la privacidad. Es un terreno de negociación en donde se debe tomar en cuenta que, aunque se viva en familia, cada miembro de ésta tiene su propio cuerpo, mente y espíritu que merecen ser respetados y apoyado por el resto de los miembros.

Esto significa que somos individuos antes que miembros de una familia o comunidad y que por lo tanto hay una sustancia personal y privada en cada uno de nosotros. Por mucha cercanía que tengamos con alguien, seguimos siendo individuos. Erich Fromm lo expresó de un modo un tanto dramático en esta famosa cita “Nacemos solos y morimos solos, y en el paréntesis la soledad es tan grande que necesitamos compartir la vida para olvidarlo.”

Los que han experimentado la muerte de un ser amado, la partida de los hijos o el deseo de salir de cada a pesar del amor que tenemos a nuestros padres están más habilitados para comprender que el camino de la vida se recorre, en muchos tramos, en soledad y que esto se constituye en el entorno que define nuestra privacidad.

Una vez que aceptemos esto será más fácil comprender el deseo de invasión a nuestra privacidad de nuestra pareja o el nuestro por invadir la suya.

El Dr. Benjamin Ritter, fundador de Live for Yourself Consulting, y The Breakup Supplement, explica que. "Si el problema se basa en un deseo de cercanía, examínalo y descubre cómo puedes comprometerte de una manera que sea significativa para tu pareja y la vez protejas tu o su deseo de separación". Entender la razón por la que tu pareja quiere invadir tu privacidad también podría ayudarte a comprender qué necesitan para que la relación funcione, y si es algo que puedes ofrecer "El 'por qué' será útil para analizar lo que realmente debe hacer a largo plazo cuando se trata de una relación sostenible y saludable ".

Si bien es difícil determinar el límite de la privacidad en temas como las contraseñas del teléfono y las redes sociales o las historias de vida, donde hay mayor claridad es el en terreno financiero.

Como hemos explicado antes, la familia es en esencia una unidad económica, además de un proyecto para el futuro. Adicional al amor que tenemos hacia nuestra pareja, al crear una familia aceptamos asociarnos en una entidad más sólida que lo individual para tener más posibilidades de tener acceso a lo que aspiramos. La pareja como familia aporta en lo individual la energía y solidez necesaria para que ese proyecto funcione. Y su funcionamiento no es muy diferente a la de cualquier empresa o sociedad.

Un contador me dijo una vez que la contabilidad de una empresa debía ser como una fuente de agua cristalina: cuando echas una moneda se debe ver, no importa en cual lugar caiga o cuanto tiempo esté ahí. Y lo mismo debería ser con el control del gasto familiar

Estos son otros ejemplos en donde la relación entre una empresa y familia son muy parecidas_

-Los socios no pueden quejarse de tener que entregar cuentas de sus gastos o establecer reglas para gastar en las diversas necesidades que emanan de un proyecto de negocio

-Acuerdan qué pueden comprar sin preguntar a otros y qué exige que todos los socios estén de acuerdo en realizar el gasto. Lo mismo ocurre con el tipo o monto de los créditos que toma la empresa

-Hay responsables asignadas. Por ejemplo, alguien que lleve el control de los gastos o alguien que sea responsable de los ingresos de la empresa

-Se lleva una sola contabilidad en donde se acumulan todos los ingresos y se registran todos los gastos

-Cada socio recibe un sueldo para sus asuntos personales, un tema privado en el que ningún otro socio interviene

Por supuesto hay muchas más similitudes, pero basta estos ejemplos para fundamentar la importancia de la transparencia de las finanzas en una relación familiar. Si no existe esta organización y cada pareja administra su dinero como cree conveniente el lado económico de una familia está fracasando.

Aunque cada pareja puede llegar a acuerdos diferentes, es importante considerar la importancia de manejar las finanzas familiares de forma saludable. Por eso hay una amplia variedad de casos en donde la firma de ambos es necesaria.

Por ejemplo, si se va a solicitar un crédito hipotecario, siempre se pregunta el estado civil del solicitante y se puede en algunos casos solicitar la firma de la pareja. Lo mismo ocurre cuando se solicitan fianzas. Además, cuando los créditos no están amparados por un seguro de vida, la responsabilidad de pago, en caso de fallecimiento, recae en los familiares.

En las finanzas familiares la privacidad tiene otro enfoque, ya que también hay que tener en cuenta las necesidades individuales. El hecho de vivir en familia no elimina el hecho de que cada uno de ellos tengan algún tipo de compromiso personal: pagar una comida con compañeros de trabajo, el cumpleaños de un amigo o familiar, el placer de comprarse un libro, una hamburguesa o cualquier cosa que se le antoje, no debería estar limitada por el presupuesto familiar, a menos que dañe sus finanzas

Si revisamos los puntos en donde la organización de la contabilidad familiar se parece al de la una empresa, hay uno que sobresale: cada miembro tiene derecho a una monto periódico para asuntos personales y, por lo tanto, privados, lo cual no quiere decir que sean secretos, sólo significa que la decisión del gasto está en el individuo y no en la familia.

De cualquier forma, la privacidad y la confianza son temas que deben hablarse de forma constante.

Imagen

Artículos relacionados:

La confianza en los bancos

Problemas en buró de crédito por confiar

Cómo identificar si alguien es confiable

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.