No comprar seguros para ahorrar

Vive mejor

Ahorrar es necesario en todos nuestros actos de vida: ahorrar energía personal para concentrarla en donde es necesario, ahorrarse un viaje prolongado con atajos útiles, ahorrar parte de nuestros ingresos para alcanzar objetivos de largo plazo. De hecho, la riqueza misma no se puede alcanzar si no somos capaces de gastar menos de lo que ganamos. No importa que nuestros ingresos sean enormes, siempre habrá algo que supere nuestros ingresos y se convierta en objeto de nuestros anhelos, echando por la borda el ahorro que nos ayude a construir un patrimonio.

Pero cuando se trata del tema de seguros el concepto de ahorro es más complejo, pues es un producto que significa un gran ahorro cuando ocurre una desgracia, de otro modo es sólo un gasto más, pero uno de los costosos.

Si uno llega al final de la vida sin haber usado ningún seguro, se podría decir que los seguros que compró fueron inútiles y que se podría haber ahorrado mucho dinero. Pero para las personas que les roban un auto, sufren una enfermedad o accidente, el seguro les ayuda a resolver un problema que de otro modo habría sido aun más grave debido a razones económicas.

En perspectiva, todos sabemos que la vida es incertidumbre y que poco podemos hacer para controlar el futuro, pero los seguros nos dan una esperanza y se convierte en una necesidad cuando amamos profundamente a alguien que depende totalmente de nuestro bienestar, como es el caso de nuestros hijos cuando llegan al mundo.

Es entonces cuando nos sentimos obligados a vivir para cuidarlos hasta que ellos sean autosuficientes y en ese momento es cuando entendemos con mayor claridad la importancia de los seguros de vida. Comprar un seguro de vida nos ayudará a disminuir nuestra incertidumbre al saber que aunque suframos una muerte inesperada nuestros hijos tendrán al menos un recurso económico para salir adelante en la vida.

Pero como este ejemplo hay muchos. La vida cambia constantemente y nuestras necesidades de seguros también cambia, ya sea porque tenemos más cosas que asegurar, o menos, porque ganamos más o percibimos menos dinero o porque las condiciones de nuestro entorno han cambiado. Por ejemplo, antes nadie pensaba en asegurarnos contra terremotos, pero a los habitantes de la Ciudad de México este tema se ha convertido en una preocupación adicional.

Lo que aconseja el experto en seguros en el vídeo de este post es importante, sacar del cajón los seguros y revisarlos para examinar si nos son útiles en este momento de nuestras vidas y los tenemos que ajustar.

En México la cultura de los seguros no es buena. Casi no nos aseguramos, pero muchos hemos comprendido que en algunos casos son imprescindibles y nunca es tarde para cuidar lo que amamos.

Por lo tanto es importante revisar que estemos pagando lo adeucado con los seguros y siempre pensar que no por temores exagerados estemos pagando una sobreprotección innecesaria o al revés, por une exceso de optimismo pongamos en riesgo la seguridad de nuestras familias y la conservación de nuestro patrimonio.

En el caso de los seguros es un equilibrio difícil de alcanzar: gastar lo necesario para asegurar lo más importante que tengamos.

Imagen

Artículos relacionados:

Seguros de desempleo en créditos hipotecarios

Un riesgo contratar seguros sin verificar a la empresa

Toma nota de los seguros básicos estandarizados

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.