Cambia tu vida con dos minutos de esfuerzo

Vive mejor

De acuerdo con muchos expertos, la lista de propósitos de año nuevo casi nunca se cumple básicamente porque es demasiada ambiciosa.

Las cambios importantes requieren de un gran esfuerzo y energía, su cumplimiento es distante en el tiempo y es muy fácil abandonarlo porque no hay alicientes para continuar con ese deseo del cambio, más que una lista de propósitos que solemos abandonar grandes cambios.

Por esto los expertos aconsejan imponerse muchas metas cortas, que sean fáciles de cumplir y que nos generen una sensación de triunfo que alimente nuestro deseo de continuar.

Henrik Edberg de The Positivity Blog recomienda además un método simple lograr esos cambios con nuevos hábitos que consiste en pequeños pasos que se pueden desarrollar en 2 minutos al día

De acuerdo con Edberg estos pasos pequeños hacen que el hábito se vaya fortaleciendo con el tiempo y con ello lograr un cambio real en la vida de quien los practica.

Se recomienda escribir los hábitos y ponerlos en un lugar visible tanto cuando uno se va a la cama a dormir, como cuando uno se despierta.

1. Simplemente comienza a trabajar durante 2 minutos en tu tarea más importante. La que te impongas, quizá a veces no tengas ganas de hacerlo, pero son sólo dos minutos, simplemente lo haces y te olvidas de ello durante todo el resto del día

Pronto descubrirás que lo difícil es empezar, continuar es relativamente sencillo

2. Revisa y valora tu día al final. Reflexiona sobre las cosas buenas que has hecho durante el día, no todo es malo, al menos cuentas con esos dos minutos con los que empezaste. Al hacer esta reflexión mejorarás tu autoestima y te dará las bases para el día siguiente, porque si lo hiciste una vez, podrás hacerlo de nuevo y mejor. Además. aprecia lo que pensaste, recuerda que el tiempo no pasa de largo, tu caminas en el tiempo y vas transformándote.

3. Establece una meta moderada para alcanzar la felicidad del día. Cuando piensas que sólo podrás ser feliz cuando logres tu primer millón de dólares en el banco y sólo ganas un salario que no permitirá lograrlo ni en décadas de ahorro, te estás diciendo a ti mismo que no podrás ser feliz nunca. Pero si tu meta del día es al menos ahorrar 100 pesos y lo logras, te estás programando para mostrarte a ti mismo que la felicidad es posible, sólo hay que esforzarse para alcanzarla.

Esto te permitirá apreciar más lo que tienes, la comida, el trabajo, el clima, los seres que están cerca de ti.

4. Si te sientes estresado, sólo respira. Estos son dos minutos extras en el día, pero vale la pena tomarlos porque pueden cambiar tus emociones negativas en momentos difíciles. Cuando el estrés te alcanza, cuando empiezas a sentirte ansioso, irritado o temeroso, respira profundamente durante dos minutos. Sólo enfócate en respirar, por la nariz, de modo que el estómago parezca llenarse también, luego suelta el aire levemente.

5. Abre tus sentidos a lo que está aquí y ahora. No mires atrás, ni al futuro. Durante dos minutos pon toda tu atención al presente, a todo lo que está frente a ti. Bueno esto en realidad también son dos minutos extras, pero si lo practicas con regularidad descubrirás que la vida está llena de detalles que no habías imaginado y que en realidad le da sentido a tu existencia.

6. Entérate de la vida de las personas que tratas, cuando sientas la necesidad de juzgar a alguien. Durante dos minutos pregúntate ¿Qué partes de esta persona puedo ver en mí? Usualmente las personas juzgan a los demás por aspectos de su interior que no les gustan, en realidad se están juzgando a sí mismas y esa acción suele ser dolorosa. Lo mejor es descubrir que es lo que te molesta, quizás no lo descubras la primera vez, pero la práctica regular de este ejercicio te ayudará a descubrir esas partes que ves negativas en ti.

7. Haz cumplidos genuinos. Lo contrario también ocurre, las cualidades que ves en otras personas son aspectos positivos que te gustan en ti, quizá más o menos desarrollados, pero al reconocer a alguien como valioso están reconociendo tu propia valía, pero además concentrándote en lo que es realmente importante en ti: tu potencial de desarrollo. Así que busca con generosidad a las personas, piensa en lo que puedes reconocerles y hazlo, además ellos se sentirán muy halagados y establecerás lazos sólidos en tus relaciones sociales.

8. Abraza. Los mexicanos solemos despedirnos de las mujeres con un beso y entre hombres con un abrazo, pero éstos últimos son inexpresivos, son lejanos y golpean la espalda para demostrar más que quiere uno separarse y que no hay cariño en esa relación. En cambio, hay otros tipos de abrazos, los que se dan para sentir la calidez del otro, inténtalo con los seres que amas, dos minutos serán una eternidad, pero te sentirás totalmente diferente después de hacerlo.

9. Conversa. La conversación es básicamente comunicación. Lo repito de nuevo: es comunicación. Esto significa que conversar es hablar, pero también es escuchar. Las buenas conversaciones son aquellas que profundizan en temas interesantes parra ambos, no sólo para ti. Así que antes de hablar, escucha, pregunta, muestra interés en lo que la otra persona está comunicando y una vez que lo sepas, habla de ese tema. El arte de la conversación te convertirá en una persona más interesante, atractiva y por supuesto, incrementará la calidad de tu vida.

10. Busca el poder de lo contrario. Ni siempre lo más común es lo mejor, ni el restaurante con más gente es el que tiene la mejor comida. Los seres humanos por nuestra propia naturaleza tendemos a imitar lo que hacen los demás, esto ha sido una fórmula para el éxito, pero es ideal para los grupos, no siempre para las personas

De vez en cuando aléjate de la normalidad, busca lo contrario, encontrarás novedades insospechadas y romperás viejos hábitos que sólo haces por repetición.

En realidad, el hilo conductor de estos hábitos es ser diferente, intentar cosas nuevas enfocarse en el cambio, porque la vida cambia y nosotros también pero no nos damos cuenta porque vamos transitando por el tiempo con la ola tranquila de la energía de la normalidad. Esto hace que tus malos hábitos, aquellas cosas que te disgustan nunca cambien

El consumismo, los ingresos regulares y las compras a crédito sin reflexionar forman parte de estos hábitos. Ese modo de finanzas personales no te llevarán a ningún lado, intenta lo diferente, abandonar el consumismo, buscar ingresos extras, comprar con un objetivo en mente, aprovechar los beneficios del crédito, todo esto requiere de una mente alerta y creativa, una mente que puedes ir construyendo poco a poco, con breves esfuerzos de dos minutos.

Artículos relacionados:
Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.