Evita que la moda sea un desastre financiero

Cómo salir de deudas

¿Con qué frecuencia nos vemos atraídos por la última y mejor tecnología, cautivados por las modas más avanzadas, persuadidos por quien nos acompaña a comprar algo, o fascinados por una oferta irresistible?

A todos nos pasa, siempre habrá cosas que nos gusten o que deseemos con muchas ganas y nos haga perder la razón, las queremos sin importar lo que cuesten.

Y también debemos de considerar que no vestir a la moda es llamar la atención de la manera incorrecta. A todos nos queda claro que es mejor vestir bien, pues como dice un dicho muy popular “como te ven te tratan”

Llevar una vida financieramente sana no significa vestir con harapos y no comprar nada que nos guste, pero tampoco quiere decir que compremos las cosas más caras sin importar el precio.

Es necesario encontrar lo que se conoce como el justo medio. Es decir, satisfacer nuestras necesidades y gustos sin caer en gastos que nos lleven a un endeudamiento excesivo.

¿Cómo encontrar este equilibrio?

Estos son los pasos que Karen Kuebler, una bloguera especializada en Finanzas Personales aconseja para salir de la dependencia de la moda, que podrían ser de utilidad:

-Ponte en contacto con lo que realmente quieres. Toma tus decisiones basadas en lo que es importante para ti, no con base en las opiniones de otros.

-Reemplaza los comportamientos autodestructivos con alternativas positivas. Examina tu vida y determina qué comportamientos dificultan el progreso. Con frecuencia hacemos cosas que tienen propósitos cruzados con lo que realmente queremos. ¿Con qué frecuencia nos vemos viendo demasiada televisión, sentados cómodamente en nuestra silla favorita o hemos estado atascados en nuestra computadora más allá del tiempo que deberíamos haber ido a dormir? Si los reemplazas pronto te encontrarás dando grandes pasos hacia tus metas al identificar comportamientos autodestructivos y reemplazarlos con actividades positivas.

-Establece metas que te sirvan como una hoja de ruta hacia el éxito financiero. Una vez que hayas determinado lo que quieres lograr, no pierdas el rumbo. No te dejes disuadir por lo que otros puedan decir, hacer o pensar acerca de ti. Cuando llegues a tu destino, no importará lo que los demás piensen.

-Aprende nuevas formas de hacer las cosas. Si necesitas hacer cambios significativos en tu vida, nunca es demasiado tarde para aprender. Hay una gran cantidad de recursos disponibles para ayudarte a cambiar y algunos son totalmente gratuitos en internet, especialmente libros y vídeos.

-Sé decidido, mantente fuerte y siéntete orgulloso de tu nuevo yo. Requerirá compromiso y dedicación de tu parte para mantener el rumbo y lograr sus objetivos. No te dejes afectar por influencias externas. Recuerda todos los días expresando verbalmente tus objetivos, creando imágenes de los resultados deseados, escribiendo los resultados esperados y recompensando sus éxitos en el camino.

Una vez que tengas claridad de lo que realmente, la moda, las ofertas y las novedades tecnológicas se convertirán en un medio para alcanzar tus metas y no en fin en si mismo. Las compras serán selectivas y estratégicas para alcanzar este fin, algunas veces verás la conveniencia de abstenerte y otras de comprar lo más caro y novedoso porque así conviene a tus intereses.

Seguramente con esto gastarás menos, pero más importante aún será que tu serás el que lleve el control y no las modas, las tendencias sociales o los gustos de los demás.

Imagen

Artículos relacionados:

Invierte en lo que sabes no en lo que está de moda

Hackea tu cerebro con la ropa que vistes

El peor crédito

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.