Es verdad el crédito daña tus finanzas

Cómo salir de deudas

El crédito sí es un riesgo para tus finanzas, al igual que los cuchillos de cocina son un riesgo para tus dedos.

Si no tienes cuidado y experiencia con los cuchillos de cocina, puedes lastimarte haciendo algo tan simple como cortar una manzana y mucho más riesgo al hacer una ensalada con cortes finos, pero si tienes experiencia y cuidado te serán de gran utilidad y puedes hacer mucha cosas con ellos.

Lo mismo ocurre con los créditos, si no tienes experiencia y prudencia, pueden dañar gravemente tu patrimonio, especialmente si no cumples con los pagos y pagas intereses moratorios y gastos de cobranza. Pero si los usas adecuadamente pueden ayudarte a construir un patrimonio y apoyarte para alcanzar otros niveles de bienestar.

El crédito necesita más educación que publicidad, pero por razones emocionales nos resistimos a aprender de tasas de interés, tipos de crédito. Por supuesto términos más complejos como score de crédito o tasa de uso del crédito nos parece cosa de economistas en grado de doctorado.

Pero no es así. Si bien comprender como se calculan las tasas de interés de las tarjetas de crédito o entender como se va amortizando con el tiempo los créditos hipotecarios no es sencillo, para todos nosotros es fácil comparar el dinero que nos prestaron con el total que pagaremos al finalizar de pagar un crédito.

Por ejemplo, te sorprenderías -si haces el análisis-  que hay casos de créditos hipotecarios, como los que hace algunos años te ofrecía Infonavit, con los que terminabas pagando mucho más de lo que te prestaron. Era complejo entender cómo se calculaban intereses y se actualizaban valores, pero si se hacía una comparación simple entre lo prestado, lo pagado y lo que aún se debía, era suficiente para comprender el costo del crédito para nuestro beneficio o perjuicio. 

De modo que del crédito en si mismo, como los cuchillos de cocina, son solo herramientas, en el caso del crédito es una herramienta  que necesitamos conocer, aprender, dominar y sacarle provecho, por difícil que a veces nos parezca. 

El problema es que para la mayoría de nosotros es más fácil suponer que los demás nos dirán como hacerlo y nos darán buenos consejos, especialmente las personas que nos recomiendan los créditos, porque además de ser expertos, son personas serias.

Claro que son expertos, pero su interés principal es colocar créditos, porque es lo que le piden en el trabajo, no ayudar a la gente. Te conviene tomar en cuenta que el ejecutivo de cualquier institución de crédito que te atiende, a pesar de su amabilidad, ve por sus intereses, no por los tuyos. La única persona que puede vigilar y decidir si algo le conviene eres tú y para ello necesitas comprender muy bien el tipo de crédito, tasas de intereses y gastos asociados.

Pero hay otra aspecto más importante, cuando te niegan un crédito no es que sean malas personas, sino que ven un riesgo en prestarte, por lo tanto, no los veas como enemigos, sino como una advertencia de riesgo. La negación de un crédito es un indicativo que vamos por el camino incorrecto. Tampoco son enemigos los que te niegan un crédito.

Y eso no significa que de pronto las instituciones de crédito son unidades de negocio que requieren de utilidades par sobrevivir. Ésa es su prioridad. Si ellos perciben que eres sujeto de crédito y te lo autorizan no lo hacen para ayudarte, sino que para ellos es una venta de un servicio, sin importar que te sea útil o no.

En el caso de los cuchillos es como si en la radio y televisión te estuvieran dando mil ideas para usarlos sin saber si sabes manejarlos, poniendo en riesgo tu integridad física.

Pero no esperes un cambio en la sociedad, así ocurre con el crédito en todo el mundo, cada quién es responsable de manejar esta herramientas que sí implica riesgos.

Pero no son un riesgo en sí mismos, si así fuera las personas que tienen mucho dinero no lo usarían, pues en teoría no lo necesitan, pero los expertos en manejo del dinero piensan mucho en el concepto de apalancamiento, que es como los ricos suelen usar el crédito, para impulsar ideas productivas que te generarán más dinero.

Así que los que aconsejan evitar el uso del crédito a toda costa, están cayendo en un extremo, como si te estuvieran proponiendo que no uses los cuchillos de cocina para cocinar, porque son peligrosos.

Artículos relacionados:
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.