¿Si piensas en abundancia el universo te la entregará?

Vive mejor

Una amiga me explicó porque siempre tenía sus tarjetas de crédito al tope:

“No pudo controlarme. Por ejemplo, la semana pasada participé en un bazar para ganar un dinero extra para pagar mis deudas, pero en el mismo evento me gasté todo lo que había ganado. Había cosas hermosas que no podía dejar de comprar. La energía del universo tampoco me ayudó. Me dije a mi misma, si eso que me gusta tanto no lo compra nadie al final del bazar, quiere decir que es para mí… y así fue, tenía que comprarlo.”

-¿Qué puedo hacer? -me preguntó

-Evitarlo -le respondí con sequedad

-Es que no puedo evitarlo

-Claro que puedes, sólo que en realidad no quieres, la energía del universo no toma decisiones, las tomas tú.

No hay repuestas mágicas, ni recetas secretas en el manejo de nuestro dinero. Sí se compra de más porque no “puede” uno detenerse, entonces se endeuda uno de forma innecesaria y por lo tanto dañina para nuestro bienestar.

Ocurre lo contrario cuando se controlan nuestros deseos para gastar menos de lo que ganamos o, después de un análisis responsable, decidimos adquirir algo a crédito porque la adquisición del producto y servicio de forma adelantada (es decir antes de ganar el dinero para poderlo comprar), nos ayudará a mejorar nuestro bienestar.

Cuando dejamos que el destino “decida” por nosotros y bloqueamos nuestra capacidad de decisión, Justificando así nuestras compras, vamos en camino directo al mundo del estrés, por problemas con nuestros crédito y con toda seguridad, el destino no mandará una solución mágica, como podrías esperar.

No hay soluciones mágicas en las finanzas, con esa filosofía podrás cambiar tu filosofía de la vida, actuar de otro modo y por lo tanto ver beneficios. Pero la energía del universo no es la que está cambiando, sino tu.

El dinero es energía, es verdad. Pero no fluye como un halo mágico en nuestro entorno ni ninguna bola de luz girará sobre nuestra cabeza como una señal del destino, como ocurre en las películas infantiles. El dinero es energía, porque simboliza nuestro esfuerzo y fluye porque ese esfuerzo lo hacemos para lograr algo y por eso ganamos bienestar. La energía que acumulamos con el ahorro del dinero, lo gastamos en la adquisición de algo que nos beneficia y si no nos alcanza pedimos un crédito que es un adelanto de dinero que pagaremos con la energía de nuestro esfuerzo futuro.

Es posible que muchas personas ricas hayan corrido con suerte para ganar sus fortunas, pero la suerte no es nada sin un talento detrás que pueda aprovechar las oportunidades que lo presenten.

De modo que las personas que tienen éxito saben que deben ver el tema de la suerte al revés de como lo vea la oportunidad: no se trata de esperar un momento de suerte, sino de prepararse para aprovechar todas las oportunidades que se presenten, una de ellas dará resultado.

Si estás preparado, las oportunidades que lleguen podrás aprovecharlas, si no lo estás, se escurrirán entre tus dedos, al igual que ocurre con el dinero que llega por un golpe de suerte, lo pierden igual de rápido.

El dinero no es mágico, su naturaleza son los números. Lo que significa que requiere de conocimiento y racionalidad para manejarlo. Aunque nuestras emociones nos ganen a tomar decisiones, si tenemos la orientación adecuada, podremos hacer uso de esta emociones para ser intuitivos, atinados y visionarios con el fin de manejar el dinero y los créditos con inteligencia.

Imagen

Artículos relacionados:

Dinero fácil

Cómo ganar dinero en vez de gastarlo

Lo que debí saber del dinero

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.