Consumidores no son tan manipulables como se creía

Vive mejor

¿Alguna vez te has sentido enojado porque creíste totalmente en una noticia u oferta de crédito que al final descubriste que era una información falsa? No seas tan severo contigo mismo, esa experiencia te servirá para ser más exigente con la información que consumes y te ayudará a evitar que vuelvas a caer en engaños similares.

Estudios realizados por científicos en Estados Unidos sugieren que las personas son menos manipulables si conocen de las herramientas que se utilizan para modificar una información. Por ejemplo, si saben de la existencia del software que se utiliza para la manipulación digital de las imágenes.

En la era de las noticias falsas y las fotos manipuladas, los consumidores cautelosos no son tan ingenuos como se podría suponer, especialmente si tienen conocimiento de las redes sociales, tienen experiencia en Internet y están familiarizados con las herramientas de imágenes fotográficas en línea. Pero un estudio de la Universidad de California, Davis, sugiere que la fuente de las imágenes no importa mucho, ya que las personas evalúan lo que es falso y lo que es real.

En un experimento en línea con 3,476 personas de entre 20 y 87 años, los investigadores encontraron que la mayoría de las personas podían identificar correctamente las imágenes falsas, lo que calificó la credibilidad de la imagen bastante baja en una escala de 7 puntos (1 no es creíble en absoluto, 7 son extremadamente creíble). Esto fue cierto incluso cuando se les dijo que venían de The New York Times o NPR, u otras organizaciones de noticias conocidas.

"Descubrimos que las habilidades de los participantes en Internet, la experiencia de edición de fotos y el uso de las redes sociales eran factores predictivos significativos de la evaluación de la credibilidad de la imagen", dijo el autor principal del estudio, Cuihua (Cindy) Shen, profesor de comunicación en UC Davis. "Los resultados muestran que los participantes, sin importar cuán descuidados o distraídos estén, todavía pueden ser consumidores exigentes de imágenes digitales".

Este hallazgo confirma lo que todos suponíamos, pero no hemos valorado suficientemente: las personas que son víctimas de fraudes y engaños financieros son aquellas que son vulnerables por no estar informadas del tipo de engaños en los que pueden caer. 

Además de un software de seguridad y herramientas que reduzcan el riesgo de robo de identidad o de datos, el recurso más poderoso es el conocimiento, un consumidor informado no caerá fácilmente en ofertas de créditos fraudulentos o dará información financiera personal a desconocidos.

A pesar de las críticas que hay en torno al uso de las redes sociales, estudios como estos demuestran que hay una evolución en la percepción de las personas que las usan frecuentemente, demostrando que las personas conectadas se mantienen más informadas y se hacen menos susceptibles a ser víctimas de engaños.

La clave se inclina más a centrarse en la calidad de la información y no en el tiempo de conexión, aunque probablemente estén interrelacionados. Si esta tendencia sigue, es decir, si las personas con su propia experiencia van distinguiendo lo que es verdadero de lo falso, la manipulación será cada vez más difícil de realizar.

Inteligencias individuales que al conectarse crean una nueva forma de inteligencia colectiva nos podría ayudar en el futuro a evitar en consumos excesivos, compras que afecten nuestro bienestar e incluso detectar las mejores ofertas de otorgantes de crédito. Nada mal ¿no les parece?

Fuente

ImagenPhoto by Taras Shypka on Unsplash

Artículos relacionados:

Ante fraude bancario el consumidor es vulnerable

Conoce tus derechos como consumidor

¿Qué es un buró de crédito y cuántos existen en México?


Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.