Una agenda saturada reduce bienestar

Vive mejor

Nuestras vidas están sobrecargadas con una innumerable cantidad de proyectos, compromisos y deseos que lo único que provocan es el consumo de nuestro tiempo y energía, además de que nos hacen gastar de más, lo que a su vez provoca que nos endeudemos.

Esto es lo que piensa Leo Babauta es uno de nuestros autores preferidos por la forma simple que muestra cómo nos endeudamos, pero también como podríamos evitarlo y vivir una vida más plena.

Recientemente escribió un post titulado Paring Down Your Life explica cómo el hecho de estar ocupado no necesariamente nos hace más productivos, sino por el contrario infelices y sin control de nuestro bienestar y finanzas.

Babauta se define a sí mismo como una persona común y corriente, no es millonario, tiene la responsabilidad de mantener una familia con seis hijos y no es experto en nada. Pero en el 2005 decidió cambiar su vida, dejó de fumar, empezó a hacer ejercicio, a comer saludable y a llevar una vida equilibrada tanto en su trabajo como en sus finanzas, actitud que le permitió concentrarse en el presente con toda su energía y talento.

Dos años después ya había triplicado sus ingresos, pagado sus deudas y controlaba sus finanzas sin perder tiempo para llevar una vida saludable, hacer ejercicio y convivir con su familia. Actualmente ha alcanzado más y mejores éxitos, como por ejemplo ha escrito libros, su blog tiene doscientos mil suscriptores y ha logrado otros objetivos personales que son importantes para él.

¿Cómo lo ha logrado? Su enfoque es la simplicidad. Por ejemplo, se mudó de ciudad para vivir una vida vegana, renunciar al auto y disfrutar de la naturaleza.

Con este concepto de simplicidad Babauta explica en su post porque una vida sobrecargada se convierte en una trama. En mi experiencia -escribe- decimos sí a las invitaciones y compromisos, respondemos todos los correos electrónicos y mensajes que podemos, nos juntamos a cursos y grupos, compramos libros y adquirimos nuevos pasatiempos, nos involucramos en nuevas relaciones y compramos más cosas. El resultado es predecible, nos saturamos.

Esto provoca que siempre estemos ocupados y sentimos que estamos atrasados en todo. Además, gastamos demasiado dinero y nos endeudamos, pero no nos damos cuenta porque vivimos en un completo desorden, en donde nunca tenemos tiemplo para lo que es realmente importante, yo diría determinante en nuestras vidas: relaciones, trabajo significativo, soledad y silencio, cuidar a nosotros mismos.

Babauta, en el marco de simplificar propone hacer una reducción de la vida. El término podría parecer como un castigo, pero su significado es otro

Reducir significa recortar lo que tienes en tu vida. Por ejemplo:

-Reduce tus posesiones: deshazte del desorden que simplemente te está pesando y encuentra la alegría de poseer poco.

-Reduce tus compromisos: echa un vistazo a todo lo que te ha comprometido a hacer, desde estar en comités y juntas hasta entrenar o enseñar, ser voluntario o ser parte de varios proyectos, visitar a la familia, ayudar al sobrino o acudir a todas las reuniones de los amigos por temor a perderse de algo importante

-Reduce tu actividad en línea: pasamos mucho tiempo en las redes sociales, cultivando un "cambio" y una mentalidad ocupada. ¿Es así como queremos pasar nuestras vidas?

-Disminuye la cantidad de cosas que haces en un día: En realidad este es un tema en el que deberíamos de profundizar. ¿Te sientes más con la idea de no hacer nada? ¿Te has preguntado de donde viene este sentimiento de culpa?

- Reduce pasatiempos, viajes y otras actividades de aspiración: estamos llenos de deseos aleatorios de vivir una vida de viaje, actividad, belleza y experiencias interesantes. Pero el cumplimiento de estos deseos a menudo no nos conduce a una vida significativa. Pero sí, en cambio, conduce a una vida demasiado saturada. No es que nunca debamos hacer ninguna de estas cosas (viajo y tengo aficiones), sino que debemos contemplar lo que más importa, y enfocarse.

En su esencia, reducirse es contemplar lo que quieres cultivar en tu vida y lo que te gustaría eliminar.

Para comenzar imagina que en tu vida solo tienes algunos elementos esenciales:

-Una habitación con un colchón, algunos cambios de ropa, un suéter o una chaqueta, algunos libros, una computadora y un teléfono. Una mochila para llevar cosas. Tal vez un sofá y escritorio de la computadora si es necesario.

-Un cuarto de baño con papel higiénico y una ducha con jabón. Tres o cuatro artículos de aseo.

-Comida sencilla de frijoles, arroz, verduras, frutas, nueces. Unos cuantos platos. Tal vez un refrigerador, estufa y mesa de comedor.

No hay equipo de entrenamiento, solo caminar, hacer caminatas, entrenamiento de fuerza de peso corporal. No hay equipo de hobby. Tal vez una bicicleta si necesitas viajar, pero camina por la mayoría de los lugares.

Estos son los elementos esenciales de la mayoría de las personas: quizás haya algunas otras cosas que necesitaría, dependiendo de sus circunstancias, pero no te dejes atrapar por los detalles.

Ahora imagina que solo puedes elegir algunas cosas para hacer diariamente. Podría ser, por ejemplo:

Trabajo significativo.

Pasar tiempo con tu familia y otras relaciones significativas.

Leyendo.

Ejercicio.

Comer alimentos sencillos.

¿Hay algo más que te gustaría cultivar? ¿Qué otras cosas agregarías? Imagina una vida simple y desnuda, acotada a lo esencial.

Ahora contempla lo que podría eliminarse para hacer espacio para estos. Deja espacio en tu vida para no hacer nada. Para la contemplación. Por estar presente. Por el silencio y la quietud. Para lo inesperado.

Está claro de que la vida no siempre será tan simple y que debemos estar dispuestos a fluir con cosas que no podemos controlar. No siempre podemos reducir los compromisos que debemos cumplir. No siempre podemos tener un trabajo con un trabajo significativo. Las relaciones pueden complicar las cosas.

Pero este ejercicio nos ayudará a comprender que, en ocasiones, sólo estamos creando excusas para no dejar ir. Racionalizando nuestro status quo. Aferrándonos a nuestras cosas.

Disminuir te pide que dejes de lado los apegos, que dejes de racionalizar, que dejes de lado las creencias fijas. Y que todo puede cambiar en tu vida una vez que lo logres.

Recuerda que no todo tiene que hacerse de un solo golpe, el cambio llevará tiempo, pero desde el principio notarás los beneficios de no tener que correr para comprar a crédito lo que realmente no quieres, pero crees que todos esperan que tengas.

Imagen

Artículos relacionados:
Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.