Cómo no perder el control de tus deudas de tarjetas de crédito

Cómo salir de deudas

No existe un enfoque único para manejar las deudas de tarjetas de crédito. La forma más fácil es deshacerse de ellas. Pero es una medida de gente que no busca el éxito o el crecimiento en su vida sólo la seguridad. Como aquélla que prefiere no usar su auto, porque podría tener un accidente.

Sin duda las tarjetas de crédito pueden ser muy peligrosas para tu salud financiera. Cuando uno pierde el control, se endeuda uno de más y termina pagando los mínimos con dinero prestado se está entrando al peor escenario de las usuarios de las tarjetas de crédito en donde su deuda puede ser una pesadilla.

Pero no es así para todos. Hay millones de tarjetahabientes que se les conoce como totaleros. Es decir que pagan el saldo total del consumo del mes hasta la fecha de corte, gozan de constantes aumentos de su límite de crédito que nunca usan, pero que saben que es un respaldo para cualquier emergencia.

Ese tipo de personas obtienen muchos beneficios de las tarjetas de crédito, ya que la usan para casi todo sus pagos: el supermercado, los peajes de las rutas de pago, la gasolina, los gastos médicos, las compras en almacenes, la comidas fuera de casa, boletos de avión, compra de electrónicos, compras en internet e incluso los cafés que compran camino a su trabajo.

Esto no sólo les permite llevar un mejor control de sus gastos, además obtienen beneficios como promociones de pagos a meses sin intereses, puntos de recompensa, premios y en algunos casos renovación sin anualidad de su membresía.

Al usar la tarjeta de crédito en lugar de su tarjeta de débito este tipo de usuarios saben que cuentan con protección de su dinero en caso de fraudes o el respaldo del emisor de la tarjeta en caso de mal uso por parte de quien recibe la tarjeta como forma de pago. Beneficios que no se obtienen cuando se paga todo en efectivo.

De modo que el reto con las tarjetas de crédito es no dejarlas de usar, sino aprender a usarlas en nuestro beneficio y no en beneficio de quienes conquistan nuestras mentes con argucias para hacernos comprar lo que no podremos pagar bien y nos llevará a un problema de pagos con nuestras tarjetas

Por lo tanto, lo que debemos de aprender es a controlar nuestra tarjeta y no permitir que ella tome el control de nuestros ingresos

¿Cómo?

Pago total

Lo primero que debes recordar que la tarjeta de crédito, no debe ser usada como crédito, como su nombre lo inidica, sino como una forma de aplazar tus pagos por algunos días o semanas, lo que te permitirá una mejor organización de tus gastos. De modo que hay que empezar liquidando el saldo total de la tarjeta en el siguiente corte de mes. Es decir, liquidar el pago para no generar intereses. En esto hay que ser muy contundentes, sólo las personas que hacen ese tipo de pago obtienen los mejores beneficios de ser tarjetahabientes, por lo que la decisión debería ser, si queremos jugar a ganar, en volvernos totaleros.

Si tienes un saldo pendiente en tu tarjeta de crédito será necesario esforzase en bajar el saldo a ceros y eso nos pude llevar tiempo, sacrificarse gastando sólo en lo estrictamente indispensable y destinar todos los recursos disponibles en el pago de la tarjeta.

Aunque no se note en la calidad de tu vida, si haces esto estarás dando un gran paso para mejorar tus finanzas personales, pues al bajar el saldo estarás pagando menos intereses. Por otro lado, al gastar menos estarás controlado las compras innecesarias y destinado ese dinero a pagar una deuda que generalmente es muy costosa, sin ofrecerte ningún beneficio.

Si es necesario, puedes hacer compras cosas extremadamente necesarias con la tarjeta de crédito, pero toma en cuenta que esto alargará el plazo para bajar el saldo a cero. Lo importante es que siempre se pague mucho más de lo que se consuma.

Debido a que los intereses se calculan por saldo promedio diario, no importa si la deuda es nueva genera el mismo interés que las deudas anteriores.

Si el saldo es muy alto, puedes estar atento a ofertas donde te ofrezcan transferir tu saldo a una deuda con pagos fijos o con menos intereses que ofrecen los mismos emisores de tarjeta, pero teniendo siempre presente que se debe pagar lo más rápido posible

Tu tarjeta es una cartera de efectivo

Una vez que se logre bajar a ceros, es decir que se liquide el saldo que dice cantidad para no pagar intereses, conservarla así. Es decir, manejar ese saldo como si fuera dinero en efectivo.

En este momento es cuando se necesita tener una idea muy clara del saldo que podemos pagar cada mes. Y para estoy hay que sentarse a hacer cuentas con el fin de distinguir son que hay que hacer sin tarjeta y que son inevitables como la renta, las colegiaturas y algún otro tipo de crédito como el del auto o la hipoteca.

Incluye en el listado los pagos que si se pueden hacer con tarjeta como gasolina, compras en el supermercado y algunas actividades de ocio. Si tuviéramos ese dinero en efectivo lo usaríamos hasta que se acabara. De modo que si no queremos perder el control de las tarjetas debemos hacer lo mismo, predefinir cuanto se puede gastar al mes, dividirlo por semana e incluso si es necesario por días y nunca excederse de este saldo

El objetivo es que al siguiente corte de tarjeta tengamos el dinero suficiente para pagar el saldo que no genera intereses. La recomendación es que hagamos escenarios pesimistas para nunca pasarnos y que si sobra, lo podamos ahorrar.

Establece un límite de gasto mensual

Para alcanzar este objetivo es importante estar monitoreando constantemente el saldo de la tarjeta, para no excederse y en caso de que ocurre, evitar hacer el gasto. Lo mismo que haríamos si no tuviéramos dinero en efectivo.

Es muy importante no usar la tarjeta como una extensión del sueldo. Es decir que sino nos alcanzó el dinero de la quincena usemos la tarjeta para compensar ese faltante. Esto es un gran error porque nos estamos engañando a nosotros mismos, la dura realidad que hay en el fondo de este acto es que estamos gastando más allá de nuestra posibilidades.

Como podemos apreciar en este uso de tarjeta no importa ni el límite de crédito (a menos que sea muy bajo) ni los intereses que cobre la tarjeta porque no los estaremos pagando. Lo importante es cuidar nuestro gasto para que nunca se exceda de lo que realmente podemos pagar.

Photo by Ales Nesetril on Unsplash

Artículos relacionados:

Tarjetas de crédito sin instructivo de pago

Tramitar tarjeta de crédito en línea

Cuando si y cuando no pagar con tarjeta de crédito


Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.