También en finanzas personales menos es más

Vive mejor

Aunque los minimalistas tienen a ubicar el origen en esta tendencia en una expresión artística que surgió en Estados Unidos en la década de los 60, su origen es más remoto y se encuentra en la simplicidad de la vida mucho más parecido a lo que propone el milenario Zen del antiguo oriente.

Un poema zen -por ejemplo- puede ser apenas una frase: “El universo es una perla brillante” (Gensha), una pintura, unos trazos. El zen es una visión del mundo que nos ayuda a liberarnos de las ataduras de nuestra propia mente, con postulados como el aquí y ahora, del que ya hablamos antes o el aprender a soltar, que podría ser otra forma de ver el minimalismo

Atarte a algo no te deja crecer, te limita tanto en experiencias como en espacio, los que practican el zen te sugieren aprender de la experiencia y dejar ir. Y aunque estas propuesta es profunda, también se puede aplicar a la vida diaria.

¿Vives rodeado de objetos y pensamientos que te agobian, que no te dejan espacio para descansar y pacificar tu mente?

En el mundo la tendencia hacia el minimalismo es creciente especialmente entre las nuevas generaciones, porque las anteriores han probado en carne y pensamientos propios que llenarse de cosas no les trajo la felicidad que están buscando.

Esta popular declaración del comediante Jim Carrey sintetiza el sentimiento de una generación que se enfocó a la búsqueda del dinero como el camino para la felicidad y que ha estado afrontando al final de su vida la realidad expresada en hechos como que el dinero nunca es suficiente y cuando se obtiene no da las respuestas que se estaba buscando, pero lo peor es que ese estilo de vida exige un nivel de gastos que impiden a las personas construir un patrimonio y los mantiene siempre endeudados.

Las nuevas generaciones parece que han asimilado la lección de sus padres y abuelos y ahora se enfocan a experiencias, dejando a un lado las cosas que no son útiles ni hacen felices a quienes las tienen.

Lo interesante es que esta tendencia es sumamente saludable para las finanzas personales, evita las compras compulsivas, permite el ahorro y mantiene una claridad mental para tomar mejores decisiones. Sin mencionar los beneficios para la salud y la ecología, ya que al consumir menos estaremos y enfocarnos a las experiencias estaremos reduciendo la contaminación de nuestro cuerpo y medio ambiente.

Como explican quienes siguen esta tendencia, no se trata sólo de eliminar objetos en tu vida, sino de un cambio de mentalidad para vivir con lo necesario y lo que nos haga felices.

El proceso para convertirse en una persona minimalista puede llevar tiempo, meses para algunos, años para otros, aunque parece más sencillo para persona solteras que no requieren llenarse de objetos con hijos pequeños.

Sin embargo, aun en las circunstancias más difíciles de familia o de ingresos, este estilo de vida es posible para muchas personas, pues justamente no requiere grandes ingresos.

Esto, en sentido práctico significa que podemos hacer mucho con menos dinero del que pensamos. Al no estar supeditados al tener para poder mostrar que somos, liberamos nuestras finanzas para aspectos realmente importantes en la vida.

Imagen

Artículos relacionados:

Los secretos del zen financiero

Soluciones inspiradas en el zen para mejorar tu capacidad de crédito

Consejos de un amante del zen para salir de deudas

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.