¿Si el dinero es energía el crédito te la aumenta?

Haz patrimonio

No hay nada de mágico en considerar al dinero como un signo de energía. En realidad, el dinero es una convención social que representa numéricamente el resultado de nuestro trabajo. Cada peso que cobramos en nuestra quincena es en pago de nuestro esfuerzo (mental o físico).

Desde esta perspectiva es un invento maravilloso, porque nos permite no solo darle un valor a la energía que aplicamos a nuestro trabajo, sino que además nos facilita su acumulación a través del ahorro, como una batería. Nos permite heredarla de modo que estamos guardando energía para generaciones futuras e incluso, si nos falta energía para alcanzar un objetivo podemos usar energía de otros en calidad de préstamo.

Imaginemos un mundo sin dinero. La energía de nuestro esfuerzo sólo la podríamos utilizar en el momento presente o acumularla de forma rudimentaria a través de la creación de objetos que luego podríamos intercambiar por otros objetos o por servicios.

El dinero nos facilita estos intercambios, pero no debemos perder de vista lo que representa porque nuestra energía es única, la tenemos limitada por el tiempo y por su calidad, no es lo mismo sólo ofrecer energía física que conocimiento que permita multiplicar en resultados un esfuerzo físico.

También vale preguntarnos sobre si la calidad de nuestro esfuerzo está generando una riqueza justa y si podemos mejorar tanto la calidad como la riqueza que produce, pues al final del día estamos intercambiando la energía de nuestra vida por una cantidad numérica que deberá darnos satisfactores, bienestar y certidumbre diaria. No hay otra energía de la cual disponer, sólo la que tenemos en vida.

Al reconocer nuestra energía en el dinero, entonces también adquiere importancia en preguntarnos en qué estamos usando nuestra energía de vida. Por ejemplo, en discusiones vanas y desgastantes con nuestra pareja, o en reclamos y quejas con la gente que nos rodea. Cuidar la energía es lo más inteligente que podemos hacer si queremos una vida con bienestar.

¿Y el crédito qué papel tiene en esta perspectiva del dinero?

Si volvemos al ejemplo de un mundo sin dinero nos puede quedar más claro. Digamos que tienes necesidad de una mesa, pero no sabes como hacerla, ni tienes el material para hacerlo. Entonces recuerdas al vecino que hizo una y vas con el para pedirle que te ayude a construir una mesa.

El vecino aceptaría e invertiría parte de su tiempo y esfuerzo en acompañarte al bosque, derribar un árbol, aserrar la madera y construir la mesa. Al final del día tendrías tu mesa, pero ahora estás en deuda con el vecino ya que te prestó tiempo y conocimiento para ayudarte a tener una mesa.

Esta deuda tendrías que pagarla y para ello tendrías que regresar tu energía en tiempo y esfuerzo para quedar a mano de nuevo.

Así es el comercio, pero de esta forma podemos ver que el crédito es una promesa de pago que haremos con nuestra energía traducida en tiempo y esfuerzo.

El concepto del crédito desde esta perspectiva es benéfico, pues obtenemos un producto que necesitamos gracias al apoyo de otro, al que le pagaremos después, lo que lo hace un intercambio justo en donde ambos (quien presta y quien recibe el préstamo) salen beneficiados. En este caso hay acumulación de energía, no pérdida porque en nuestra casa tendremos la mesa que nos es muy útil.

Sin embargo, vivimos en una sociedad más compleja, en donde los créditos, es decir nuestra promesa de pagar con nuestro esfuerzo, no siempre se usan para obtener bienestar. Por ejemplo, comprar a crédito un televisor que ya sustituye a otro que es más pequeño y menos moderno. El valor de lo que estamos adquiriendo no es significativo frente a lo que tenemos que pagar representado en tiempo y esfuerzo.

Es fácil concluir que el problema no es el crédito en sí mismo, sino en lo que lo usamos.

Que el crédito seas un apoyo en nuestra acumulación de energía y bienestar depende de nuestras decisiones.

Imagen

Artículos relacionados:

Administra tu energía no tu tiempo para ganar bienestar

¿Eres una deuda o un crédito?

Comprar tiempo

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.