Cómo afrontar un divorcio en términos financieros

Cómo salir de deudas

Además del peso emocional, social y moral que implica un divorcio el aspecto financiero se convierte, de pronto, en el tema principal. Es cuando las personas conocen en carne propia el verdadero significado de lo que algunos sociólogos han definido al matrimonio como una unidad económica de la sociedad.

En términos simples, a través de la historia, la civilización fue perfilando el matrimonio como el acuerdo social sobre el cual hombres y mujeres crearían una familia, construirían un patrimonio y lo convertirían en el medio por el cual trasmitir esa riqueza de padres a hijos a través de las herencias.

Idóneamente las pareas se unen por amor, pero al firmar este acuerdo o contrato social se convierten también en socios de una unidad económica que se conoce como familia. A partir de se momento se comparten destinos, economía, decisiones y responsabilidades.

Esta es la razón por la que el divorcio se convierte fundamentalmente en la disolución de una unidad económica y la causa por la cual las finanzas ocupan el primer lugar, nos guste o no.

Bajo esta perspectiva, si estamos viviendo una situación de divorcio, debemos prepararnos para una larga negociación, varios trámites y asuntos a considerar. Sin embargo, las decisiones se aclaran si se parte de la premisa de que además de amor, lo que se está resolviendo es una nueva situación económica para ambos y, para los hijos, si los hay en la familia.

Bajo este planteamiento, expertos ofrecen los siguientes aspectos financieros a considerar cuando se está en un proceso de divorcio.

Ambos cuentan

No importa lo que te digan los demás, estás disolviendo una sociedad tu socio, bajo las ciertas condiciones legales, sí merece lo que la ley le indica, no mezcles emociones con dinero.

Enfócate en las finanzas

Un abogado puede ayudarte en asuntos legales como los acuerdos de separación y las visitas de los niños, pero cuando se trata de finanzas y administrar deudas conjuntas, lo mejor es consultar con alguien que se especialice en finanzas, eso está bajo tu responsabilidad y entre más rápido y a conciencia actúes mejor resultarán los números.

Cierra las cuentas de crédito conjuntas.

Una vez que haya solicitado el divorcio, es importante dejar de acumular deudas en nombre de ambos. Sino se hace de inmediato, el daño puede ser grave, tanto en el pago de deudas como en la calificación crediticia.

Busca la mejor solución para el crédito hipotecario

Este es uno de los asuntos más delicados en un divorcio. La solución depende de quién tomo el crédito, cuanto se adeuda y cómo se hará la separación de bienes. Recuerda que el hecho de haber comparado un inmueble no significa que tenga valor patrimonial. Por ejemplo. si al momento del divorcio se debe más de lo que el inmueble vale, quien se quede con la casa o departamento esta adquiriendo una deuda y no un bien. Esto casi no ocurre, normalmente la plusvalía provoca que el inmueble suba de valor y la deuda sólo forme parte de ese valor. En este caso la diferencia tiene un valor que deberá repartirse de acuerdo con los términos del divorcio y del tipo de matrimonio que tenga. La participación del abogado es vital en esta negociación, pero las personas deben recordar que al valor del inmueble hay que restarle lo que se debe para comprender muy bien lo que están negociando. Los bancos ofrecerán diferentes soluciones de acuerdo con las decisiones o alternativas que se tengan.

Abre cuentas de cheques separadas

Es importante eliminar el nombre de tu cónyuge no solo de sus cuentas de crédito conjuntas, sino también de las cuentas corrientes y de ahorro. Una vez que haya solicitado el divorcio, las cuentas bancarias conjuntas deben cerrarse y crear nuevas a tu nombre.

Mantén un registro de ingresos y gastos.

Esta es siempre una idea inteligente, pero particularmente durante el estrés y el caos de un divorcio, es fundamental rastrear y documentar los detalles financieros, incluidos los pagos de pensión alimenticia y pensión alimenticia, gastos médicos y otros gastos compartidos.

Actualiza tus registros

Una vez que su divorcio sea definitivo, tendrá que cambiar tu estado civil en cosas que incluyen registros de impuestos, facturas de servicios públicos, seguro de salud y títulos de propiedad (casas y automóviles, etc.).

Adquiere tu propia cobertura de seguro

Para muchas parejas, uno de los cónyuges es el principal asegurado en la cobertura de seguro de salud para toda la familia. Cuando ocurre un divorcio, habrá un período de gracia para que uno o ambos encuentren una nueva cobertura en pólizas separadas. Asegúrate de hablar con tu empleador para averiguar cuándo se aproxima el próximo período de pago. Si no tiene un seguro de salud patrocinado por el empleador, tendrá que buscar opciones individuales de seguro de salud.

Revisa tu score de crédito

Una vez que te hayas divorciado, es posible que tu puntaje crediticio se haya modificado por la eliminación del nombre de tu pareja en tus cuentas y la pérdida de parte de su historial crediticio establecido. Analiza en donde estás y empieza a reconstruir tu puntaje, ahora es más importante que nunca estar preparados para el aprovechar las oportunidades y resolver los retos del futuro.

Actualiza testamentos, seguros y poderes que has otorgado

No es raro que un cónyuge desempeñe el papel de apoderado, apoderado médico y beneficiario de un testamento. Si ha designado a su cónyuge como cualquiera de estas cosas, es importante que actualices esta información.

Beneficiarios

Revisa quienes son los beneficiarios en cuentas de jubilación y pólizas de seguro de vida. De manera similar al consejo anterior, asegúrese de que su póliza de seguro de vida y otras cuentas de jubilación se actualicen para reflejar el cambio en su estado civil.

Gana experiencia en la gestión de sus finanzas

En muchos matrimonios, uno de los cónyuges actúa como administrador financiero. Eso significa que manejan cosas como pagar las cuentas, establecer el presupuesto, equilibrar el talonario de cheques, presentar declaraciones anuales de impuestos, etcétera. Si no eres el cónyuge que manejó las finanzas de la casa, entonces puede tener poco o ningún conocimiento de cómo manejarlas.

Ahorra

Puede parecer contradictorio tratar de ahorrar dinero en un momento en que su situación financiera puede haber cambiado significativamente. Sin embargo, cuando se trata de ahorrar dinero, incluso cantidades pequeñas se suman. Y nunca se sabe cuándo puede surgir un gasto inesperado y necesitará un poco más.

Un día a la vez

El divorcio no es un proceso simple, y en ocasiones puedes sentirte completamente abrumado cuando te espera una larga fila de decisiones y detalles que deben resolverse. Pero al desacelerar y tomar las cosas un paso y un día a la vez, encontrarás que tanto tu como tus finanzas se adaptarán a este cambio de vida. Y puedes hacer la transición mucho más fluida de lo que crees.

Imagen

Artículos relacionados:

¿Qué debemos saber de los créditos cuando ocurre un divorcio?

Cómo salí de deudas rápido

Divorcio y finanzas


Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.