Hábitos de millonarios que deberías seguir

Haz patrimonio

Cuando vemos a una persona circular en un auto último modelo, vestir ropa cara y entrar a uno de los restaurantes más lujos que hay en la ciudad, pensamos que se trata de una persona rica

¿Será realmente rico? Con una actitud así sólo hay dos posibilidades, que aunque parecen obvias marcan una diferencia importante: o es una persona que aparenta ser rico o es mucho más rico de lo que pensamos.

¿Por qué afirmamos esto? Porque de acuerdo de acuerdo con varios expertos, la mayoría de las personas que crearon riqueza con su propio esfuerzo en Estados Unidos viven modestamente y no se ven diferentes de los no tan ricos.

Esto se debe a que para crear esa fortuna tuvieron que desarrollar hábitos estrictos respecto al uso del dinero que bien podríamos practicar todos, sin importar la cantidad de dinero que ganemos.

Estos son algunos de estos hábitos dados a conocer por el consultor Rhett Power

Viven por debajo de sus posibilidades

Los ricos que crearon su fortuna por su propio esfuerzo, es decir que no es fruto de la corrupción, de una ganancia inesperada o de una herencia, saben lo que cuesta ganar dinero.

Por ello poseen autos usados de precio moderado y los manejan hasta que el cambio sea realmente necesario. Viven en hogares modestos en vecindarios medios de clase media. Cocinan y comen en casa. Compran su ropa en lugares comunes y corrientes. Beben cerveza en lugar de champán. Lo que es más importante, no gastan más de lo que ganan: viven muy por debajo de sus posibilidades e invierten el excedente en cosas que son importantes para ellos y que les proporcionarán bienestar a largo plazo.

No intentan impresionar a nadie

No pertenecen a clubes exclusivos ni asiste a fiestas lujosas. Si pertenecen a un club social o deportivo, por lo general se relacionan o fomentan sus intereses comerciales. Cuando participan en tales actividades, generalmente obtienen un rendimiento de su inversión. Ellos entienden que el estilo de vida caro -comprar una casa más impresionante, manejar un automóvil más caro o usar ropa más elegante- es un peligro para su bolsillo.

Trabajan para sí mismos.

Los ricos tienden a ser empresarios en industrias aburridas pero estables. Ellos entienden que es difícil aumentar su propia fortuna si pasan los días trabajando para mejorar a la cuenta bancaria de otra persona. Saben que cuando usted es dueño de su propio negocio y puede suministrar un producto o servicio para el que existe una necesidad constante, es probable que lo haga bien y nunca desee obtener un sueldo.

No brindan apoyo financiero de por vida a otros.

Trabajaron duro para ganar su dinero, no lo heredaron ni lo ganaron en la lotería, y como no se les entregó, creen que no se debe simplemente entregar a otros. Cuando familiares o amigos piden un préstamo, pueden decir que sí, pero es posible que impongan condiciones y que sea para algo que faculta al destinatario (por ejemplo, dinero para la educación o una empresa).

Se aseguran de que su dinero no esté dormido

Guardan religiosamente e invierten para su jubilación. Se educan acerca de su dinero mediante el seguimiento de cuánto está entrando, cuánto está saliendo y cómo obtener el mejor rendimiento de su dinero.

Es por esta razón que son ricos, es decir, logran ese estatus no sólo a través de sus ingresos, sino a través de sus hábitos cotidianos, hábitos que todos nosotros podemos tratar de emular. Es importante recordar que la clave de la riqueza no está sólo en lo que se gana, sino lo que se queda en las carteras de estos millonarios.

Artículos relacionados

Círculo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.