¿Por qué no es fácil cancelar una tarjeta de crédito?

Cómo salir de deudas

Hay diversos motivos que lo explican, pero hay dos razones fundamentales por la que se nos hace difícil hacerlo cancelar nuestra tarjeta de crédito:

-Desconocemos como funciona

-Los otorgantes del crédito no quieren que la canceles

Pero al final de cuentas lo podrás hacer si estás decidido, sólo que tienes que prepararte para ello:

Lo primero que debes hacer es asegurarte cuando se renueva tu tarjeta. Todas las tarjetas se renuevan de forma automática cada año, es mejor detectar en que mes se hace esta renovación, para evitar un trámite más que es la devolución de una parte de tu anualidad.

Uno de los argumentos que te darán para que no canceles será justamente la fecha de vencimiento de tu anualidad. Sin embargo, es tu derecho y no podrán negártelo. Si no puedes esperar, lo mejor es que lo adviertas desde el principio y que se puede hacer porque sabes que está descrito en la Circular de Banco de México # 8/2016, cuyo texto puedes consultar en este enlace en el párrafo que dice: “Devolución de Remanentes de Comisiones”.

Otro elemento para considerar el momento de solicitar la cancelación es el asegurarte que no haya saldos pendientes de pago, de otro modo la cancelación no será posible. Debes verificar que no haya, por ejemplo, créditos a meses sin intereses. Si tienes este tipo de créditos deberás pagarlos y para ello tienes que hablar para decirles que quieres liquidarlos. Si tienes pagos domiciliados es importante que los canceles, para que no aparezcan de pronto en tu tarjeta de crédito.

Tampoco estas son razones para que no puedas cancelar, lo puedes hacer ésta pero tendrá efecto una vez que hayas liquidado todos los adeudos, por lo que te recomendamos, para que tengas un mejor control, primero pagar todo y luego cancelar.

Una vez que tengas estos dos elementos aclarados, puedes cancelarla. Por derecho lo puedes hacer en una sucursal (si es tarjeta de crédito bancaria o por teléfono, este último medio es lo más recomendable, incluso puede ocurrir que vayas a una sucursal y desde ahí te comuniquen al centro telefónico de la tarjeta. Debes de llamar al número que aparece al reverso de tu tareja. Asegúrate de que te den un clave de confirmación, número de folio o, si lo estás haciendo en persona, un acuse de recibo.

Es conveniente que estés preparado porque te darán miles argumentos para que no la canceles, si estás decidido a hacerlo da un argumento que no permita solución, por ejemplo, “no quiero más deudas”, o algo similar. Si te quejas del servicio o de los intereses los ejecutivos están preparados para darte explicaciones y opciones para evitar que canceles. En este sentido debes ser muy firme, recuerda que tienes derecho a hacerlo, por lo que no pueden argumentarte una penalización económica.

Después de 10 días hábiles deberás recibir un estado de cuenta en donde se confirme que la cuenta ha sido cancelada y que no se tiene ningún adeudo. En un mes te recomendamos que verifiques tu Reporte de Crédito Especial o Buró de Crédito para que te asegures que la cuenta es cancelada.

Al cancelar debes tener en cuenta los siguientes inconvenientes.

Si la razón porque la cancelas es porque no tienes control sobre tus deudas, la cancelación es una medida demasiado drástica que sólo aplica en casos de que de verdad no puedas tener el control. Si tienes problemas con tu manejo de crédito, el primer obstáculo que encontrarás es que no podrás hacer efectiva la cancelación hasta que no debas nada, por lo que podrías entrar en un circulo perverso del que te costará mucho trabajo salir

En este caso te aconsejamos congelar tu tarjeta de crédito. Es decir, guardarla bajo llave y no usarla hasta que esté totalmente saldada. Algunos expertos aconsejan literalmente congelar la tarjeta en un cubo de hielo en el congelador de tu refrigerador. El argumento que lo justifica es que el hecho de que tengas que esperar a que descongele, te dará tiempo suficiente para pensar en tu decisión y evitarás acciones impulsivas.

La cancelación de una tarjeta de crédito si dañará tu score o calificación crediticia, por el simple hecho de que bajará tu límite de crédito. Esto no tiene muchas implicaciones si lo que buscas es limitar el crédito, pero si lo haces porque quieres prepararte para solicitar un crédito hipotecario, entonces sí es mala idea cancelarla.

Artículos relacionados

Cuando si y cuando no pagar con tarjetas de crédito

Imagen

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.