Confianza clave en la prosperidad económica

Vive mejor

En las interacciones que he tenido con amigos y clientes fuera de la Ciudad de México, siempre termino por hacer preguntas que denotan mi falta de confianza. Cuando mis interlocutores se dan cuenta yo sonrío y les digo “Lo siento, soy chilango y una de nuestras características es la desconfianza”

Y es verdad. Durante un discusión que tuve con un acomodador de autos callejero, décadas atrás, porque ocupó el lugar que iba usar de manera abusiva el me dijo que lo primero que había aprendido a llegar a la ciudad era ver por sus propios intereses, pues no se podía confiar en nadie.

Un amigo de Guadalajara, que estaba de visita en la Ciudad de México, fue a comprar una funda para su teléfono móvil Preguntó en una tienda, alguien que estaba afuera le ofreció ayudarle y le dijo présteme su teléfono para ver cual le queda. Mi amigo confió y le dio el teléfono, el tipo dobló la esquina buscando la funda entre las cosas que el local tenía colgadas, se perdió de la vista de mi amigo, cuando dio unos pasos para verlo, ya no estaba ahí, preguntó al encargado de la tienda y dijo que conocía a esa persona. Fue a levantar una denuncia, le dijeron que no se podía considerar un robo porque el había dado el teléfono por su propia voluntad.

Probablemente todos los involucrados se sientan cómodos con esta respuestas, pero la realidad es que mi amigo se llevó una mala experiencia y de acuerdo con mediciones que se han hecho en marketing de negocios una mala experiencia se multiplica en al menos 10 malas recomendaciones. Probablemente no lo noten, pero los locatarios del centro hacen menos negocio por la falta de confianza que despiertan las personas que están a su alrededor.

En realidad, me fui a un extremo porque diariamente en la ciudad de México y en todo el país se hacen negocios basados en la confianza, pues de otro modo sería imposible realizarlos. Como ocurre en el vídeo con el mesero que confiará que los clientes pagarán la cuenta.

La confianza es clave para prácticamente cualquier interacción humana, hasta para caminar juntos es necesario tener confianza. Justo el día de hoy descansaba en una banca después de hacer ejercicio, mientras descansaba una chica me saludó y se sentó a mi lado para poder consultar su móvil. Su decisión me hizo sentir cómodo porque sentí que le desperté confianza, de otro modo habría caminado más para sentarse en otra banca lejos de mí.

La confianza hace sentir bien a quien la da y a quien la recibe. Cuando una interacción social ocurre con éxito, como un trámite en algún sitio, una clase en una universidad o la paga de la quincena de un empleado, la satisfacción es importante porque todo mundo está cumpliendo a lo que se comprometió.

En sentido estricto eso es lo que significa tu calificación o score crediticio, es en el fondo un índice de confianza. Tu pareja, por ejemplo, debería de desconfiar o confiar en ti en correspondencia con esa calificación, pues es una medición objetiva de tu compromiso para cumplir.

En realidad, un banco o una automotriz te da un crédito basado en un nivel de confianza. Y te dará mas si tu experiencia con el crédito respalda esa primer confianza otorgada.

Debemos dar y recibir confianza, lo que significa que debemos demostrar y verificar que las personas con las que nos relacionamos son dignas de confianza, eso mejorará los transacciones económicas y ganaremos en prosperidad.

Una de las razones por la que las ideas de la poderosa economía de colaboración se ha degrado es justamente porque las empresas que lo idearon no fueron lo suficientemente estrictas con sus estándares de confianza. Uber por ejemplo, dejó de hacer los exámenes que hacía en un principio a sus conductores, pero estos también perdieron confianza en la empresa al descubrir que apostaron por el crecimiento masivo en lugar de la calidad. El resultado es que ahora la gente tiene la percepción que un Uber es tan peligroso como un taxi y, por supuesto la pérdida de negocio y del servicio ha afectado a todos.


Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.