¿Cómo eliges un auto nuevo?

Vive mejor

La selección de compra de un automóvil nuevo está estrechamente relacionada con nuestros deseos y en este sentido es un éxito redondo de mercadotecnia. Aun cuando creemos pensar mucho la elección de un auto y hagamos análisis racionales, estos análisis suelen encubrir nuestras verdaderas motivaciones para elegir un automóvil.

Hay personas, por ejemplo, que dicen que quieren seguridad y eligen una voluminosa camioneta que además de seguridad les da lo más importante: estatus y presencia en su entorno

La gran mayoría quiere velocidad porque les aburre los autos lentos, les gusta manejar y quieren un auto que responda a su estilo de manejo, aunque la mayor parte del tiempo lo pasen en lugares donde no pueden llegar ni a los 30 kilómetros por hora debido a la densidad del tráfico.

Unos más buscan un sentido práctico, acorde con su modo de vida, no quieren quedar bien con nadie, sólo un auto que funcione bien y sea económico en su manejo, porque un auto con lujos adicionales los podría sacar de su presupuesto.

La lista puede ser enorme, pero lo importante es destacar la diferencia entre la razón de ser de un vehículo y las necesidades emocionales que resuelve. El auto más que un objeto es la canalización de una emoción arraigada en nuestro ser

Por eso, aunque todos afirmamos estar preocupados por la ecología, nos negamos a pensar en lo que contaminamos con nuestro auto o, el impacto que deja en nuestras finanzas.

Si las opciones dependieran de nuestro ser racional y matemático, la elección de la mejor forma de movilizarse incluiría diferentes medios de transporte como lo hace Andrés Lajous, próximo secretario de movilidad de una de las metrópolis más complejas del mundo: La Ciudad de México.

Lajous dice que lo más eficiente es pasar de un transporte a otro para acercarse mejor a nuestro destino. Si pensaras que piensa así porque no tiene auto, mejor échale un ojo a su preparación académica: maestro y candidato a doctor en Sociología por la Universidad de Princeton, además cuenta con maestría en Planeación Urbana por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y es licenciado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales por el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

El futuro funcionario de CDMX considera que lo más importante, en lugar de pensar en el modo de traslado, es el tiempo de traslado y en eso se concentrará en su futuro puesto.

Pero ¿estarías dispuesto a salir de casa en bicicleta, para acercarte a la estación del metro más cercana, para terminar tu viaje caminando unas cuadras para llegar al trabajo a cambio de reducir tu tiempo de traslado? O ¿prefieres ir, orgulloso en el vehículo de tu elección, escuchando música y mirando a los demás con desdén mientras haces el doble de tiempo para llegar y sufre tu bolsillo por peajes, consumo de gasolina, estacionamientos y pago del auto?

Casi me atrevería a jurar que, si puedes hacerlo, elegirías la segunda opción. Cuando menos una inmensa mayoría. Si la gente se transporta en transporte público lo hace por necesidad y no por que sea lo más racional.

Aunque hay una ola de personas que buscan trasportes más ecológicos y saludables, estos son aún minoría. Sólo ellos quizás están haciendo un análisis más racional de sus necesidades de transporte, aunque en ocasiones sufran las inclemencias del tiempo y, sobre todo, la incomprensión y agresividad de los conductores de auto.

Para el resto de nosotros nos queda encontrar la mejor fórmula para satisfacer esa necesidad emociona y no dañar nuestras finanzas con gastos innecesarios.

Desde esta perspectiva ¿sabes cuando gasta tu vehículo en gasolina en comparación con otros modelos?

El sitio ecovehiculos del Instituto Nacional de Cambio Climático tiene un análisis al respecto el cual puedes consultar desde diferentes perspectivas.

Como ya hemos explicado en un post anterior, el crédito de automóviles es el más barato de todos los tipos que compara el Banco de México, pero esto no es razón suficiente para adquirir un auto, si nos interesa cuidar nuestras finanzas su compra debería, si aprendemos a identificar y controlar nuestras emociones, ser analizada bajo la óptica de lo que en otro post definíamos como la diferencia entre necesidad y deseo.

Imagen

Autos a crédito

El mejor crédito para obtener un auto

Problemas en buró de crédito por confiar

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.