Tecnologías prometedoras contra el cibercrimen

Vive mejor

Las noticias constantes sobre el número siempre creciente de ataques de hackers exitosos y la profusa creatividad de estos delincuentes dan la impresión de que tarde o temprano perderemos la batalla.

Los expertos en seguridad no tienen buenas noticias.

Hace unos meses fui a una cerrajería a comprar una chapa que fuera inviolable. Me imaginaba una muy moderna con dispositivos electrónicos y sistemas de seguridad que garantizaran que nadie pudiera abrirla excepto por el que trajera las llaves o supiera las claves. Por eso fui al lugar de venta de chapas más grande que conocía.

La respuesta me desilusionó: “todas las chapas pueden ser violadas, sólo que con unas los que intenten abrirla tardarán más tiempo que con otras. Eso es lo único que podemos venderle”

Lo mismo ocurre con los sistemas de seguridad basados en algoritmos matemáticos, es sólo cuestión de tiempo. El hacker se esforzará si el tiempo invertido la retribuye un buen beneficio económico.

Visto así vivimos en un mundo virtual inseguro.

Pero en un efecto de la realidad que emula lo que ocurre en las películas de acción, la solución salvadora se presenta cuando las esperanzas están a punto de diluirse. Nos enteramos que hay dos tecnología que podrían significar un cambio revolucionario en nuestra seguridad

Una de ellas es la criptografía cuántica, una solución que parece inviolable pues además de usar un proceso de seguridad en dos canales, cuando un intruso intente interferir las características de comunicación cambiarán y el sistema que genera claves continuas descartará la clave que intentó ser violada

La tecnología ya es una realidad, como se puede ver en el vídeo de este post.

Otra tecnología que resulta en verdad sorprende es la que se conoce como biometría de la conducta. Una herramienta de seguridad que jamás te podrías haber imaginado que existiera y que el banco donde tienes tus cuentas podría estar probando.

Ocurre que el modo en como hacer clic, presionas el teclado o deslizas el dedo sobre la pantalla, la inclinación de tu celular cuando lo usas, son acciones únicos que te distinguen de los demás, como ocurre con tu huella digital.

Lo que hace esta herramienta es que acumula información de tu manera de hacer estas cosas, de modo que cuando alguien que no eres tu está entrando a tus cuentas puede ser detectado.

Aunque esta herramienta se aplica en la frontera de la privacidad, lo que ha despertado algunas críticas, su aplicación sería el último filtro, difícil de franquear, cuando un hacker ya ha roto todos los candados de seguridad previos.

¿Te molestaría si un banco acumulara esta información de ti?

En lo personal, prefiero esta introducción a mi privacidad a un día despertar con la noticia de que mi cuenta ha sido saqueada.

Debido a esta polémica no sabemos cuáles instituciones financieras ya la están usando o planean hacerlo pronto, tampoco hay noticias si en México se está aplicando.

Cuando este tipo de herramientas de seguridad, como la criptografía cuántica o la biometría de la conducta, sean de uso común y se logre realmente bloquear el acceso a intrusos con intenciones delincuenciales, entonces quizá podamos disfrutar de los beneficios que las tecnologías nos ofrecen.

Mientras tanto, más vale que tratemos de protegernos en todas las posibles puerta de acceso de intrusos posible, porque por lo pronto las fuerzas de la seguridad están perdiendo la batalla.

Artículos relacionados:

Recomendaciones para evitar el robo de identidad

Revisa si tu cuenta está en riesgo por hackers

¿Será más difícil cuidar nuestra identidad en el futuro?

Encuesta demuestra que la gente no se protege contra robo de identidad


Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.