El dinero que ganas por tu trabajo no siempre será mejor

Haz patrimonio

A pesar de las malas noticias que invaden el mundo, estudios han demostrado que la gran mayoría de los seres humanos tenemos una tendencia natural hacia el optimismo.

Pero en materia de ingresos personales, son pocos los afortunados que mantienen en crecimiento constante su nivel de ingresos. Incluso los dueños de grandes empresas ven por momento disminuido el valor de sus empresas o éstas sufren caídas en ventas, quiebras u obsolescencia.

Otros que tienen ingresos estables y crecientes pueden ser algunos que tienen negocios de ingresos pasivos (aquéllos que dejan dinero de forma sistemática, se trabaje o no) y son muy exitosos en ese terreno, como los escritores que llegan a convertirse en clásicos, en donde la lectura de sus libros es frecuente y constante.

¿Y los demás? Según nuestra profesión y suerte, tendremos un momento de ingresos importantes en nuestra vida que terminará tarde o temprano. Es decir, la gran mayoría de nosotros no ganaremos lo mismo siempre, crecerá conforme vayamos adquiriendo experiencia y luego declinará, porque todo, absolutamente todo tiene un ciclo que llega a su fin tarde o temprano.

En esta gráfica se muestra la curva de ingresos de la población ocupada en 2014 por grupos de edad, los datos no son relevantes para lo que estamos describiendo, sino el hecho de que los ingresos suben hasta un determinado tope, se mantiene estables y al final de la vida productiva bajan drásticamente

Fuente

Si se piensa que es un problema de países no desarrollados, veamos esta gráfica que muestra una curva similar por ingresos promedio de hogares en los Estados Unidos en 2016, agrupados por la edad del jefe del hogar (en dólares estadounidenses)

Fuente

Por supuesto hay personas que sus ingresos son estables casi la mayor parte de tu vida, o que su crecimiento es lento, pero estable, como el de los profesores titulados y que trabajan de planta en una universidad pública, hay otras que ganan mucho en un momento, como los deportistas profesionales y luego dejan de obtener esos ingresos.

Décadas atrás los empleados duraban en una empresa toda su vida laboral y luego se retiraban. Pero eso prácticamente ya no ocurre en el sector privado y cada vez menos en el público. La gente va variando de posiciones en tres o cuatro años, teniendo altas y bajas en sus ingresos. Estos cambios son especialmente visibles en el sector de la política donde los empleados de confianza pueden ser desplazados por nuevas administraciones.

Si la gran mayoría de nosotros tomamos conciencia de que nuestros ingresos no son para siempre, entonces ¿cómo debemos hacer para manejar nuestras finanzas?

Aunque parezca contradictorio el gran riesgo para nuestras finanzas es cuando estamos en la cima de nuestros ingresos. Esta tendencia a creer que siempre será así lleva a las personas a pensar a ascender en un estilo de vida basado en esta expectativa.

Un buen ingreso permite tomar créditos más altos, las personas se sienten tan bien que creen que es el momento de hacer realidad la vida que han soñado. Al tener expectativas de que han subido un peldaño, o más, en la escala económica deciden que es el momento de adquirir una casa a la altura de la imagen que tienen de sí mismos.

Este es el peor error que los que obtienen algos ingresos, ya que aun cuando pueden darse una vida de ricos, no lo son, ya que los ricos tienen suficientes para mantener su modo de vivir por el resto de sus días.

Y esta gran diferencia es la que tendrían que tomar en cuenta los que obtienen muy buenos ingresos. El Robert Kiyosaki sugiere que cuando tomes un crédito te preguntes quien pagará por él. En este caso ¿quién lo haría si una persona depende de sus ingresos? Ellos mismos no, por supuesto, ya que solo reciben altos ingresos, peor no tienen el dinero. Será entonces la empresa o institución quien les paga.

Si se toma este punto de vista, se podrá entonces responder la siguiente pregunta ¿por cuánto tiempo tienes garantizados esos altos ingresos que recibes?

En una ocasión un socio de una empresa donde colaboraba me dijo sin tapujos: tu sueldo está en función de la cantidad de dinero con la que puedo reemplazarte por otro.

Su comentario me molestó porque en primer lugar me trataba como objeto, tomando mis posibles talentos como las características de un producto, pero más me enojaba que su análisis no tenía una dosis de humanidad. Podría caerle muy bien a todos, cumplir con mis objetivos, pero si había alguien con mis mismos talentos que estuviera dispuesto a ganar menos que yo, entonces sería reemplazado. Lo mismo ocurriría si alguien con mejores talentos que los míos estaría dispuestos a aceptar mi sueldo.

Ocurrió hace años cuando no estaba dispuesto a aceptar que la vida es incertidumbre y prácticamente fue la señal que me indicó que debía salir de esa empresa. Pero al transcurrir de los años el concepto sigue pesando sobre mis hombros: muy pocos tienen su trabajo seguro

¿Qué es lo aconsejable hacer en un momento de nuestros mejores ingresos? La respuesta es simple, construir un patrimonio. Los autos, los viajes y los restaurantes de lujo se disfrutan, pero no construyen un patrimonio. El ahorro si, la compra a crédito de una casa que pueda ser liquidado en caso de un cambio brusco en nuestros ingresos también.

No es glamoroso, pero más efectivo.

Fuente de inspiración temática

Imagen

Temas relacionados:

Administra tu energía y no tu tiempo para ganar bienestar

Cómo regenerar tu dinero con el minimalismo

Apóyate en tus emociones para mejorar tus decisiones financieras

¿Qué es el verdadero bienestar?

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.