Improvisa y sé un genio

Vive mejor

Hace algunas décadas una de las habilidades que más enorgullecían a los mexicanos era su habilidad para improvisar. Nuestra educación y tecnología no nos permitía ser creadores, pero en los mercados de productos usados, en los talleres y en las familias siempre había un genio que era capaz de resolver los problemas combinando elementos distantes para lograr una solución.

Recuerdo que alguna vez conversé con uno de estos genios. Era experto en arreglar máquinas que no conocía. ¿Cómo lo haces?, le pregunté. El me explicó que todos los equipos tenían una lógica de funcionamiento que el que lo había fabricado había diseñado. La clave era entender esa lógica. De este modo arreglaba circuitos eléctricos de tornos, equipos neumáticos, bombas de agua e incluso hasta camas eléctricas de hospitales.

Con el progreso tecnológico esa fama se ha disipado un poco, pero aun nos reímos entre nosotros al decir que los mexicanos somos los únicos que prendemos los equipos electrónicos antes de leer las instrucciones… y ¡funciona!

La improvisación es una habilidad que se aprende, pero surge de una convicción interna de que los problemas por complejos que parezcan pueden tener una solución. Muchas veces se falla, pero al igual que mi amigo si se encuentra la lógica, el sistema o el código, la solución está a punto de encontrarse.

Esta sabiduría popular la ha confirmado la ciencia. Recientemente la Universidad de Columbia ha publicado un articulo sobre la importancia de la improvisación para entrenar al cerebro a pensar de una forma diferente.

Empieza explicando la habilidad de improvisación en los músicos:

"La práctica de improvisación parece reforzar la forma en que el cerebro representa diferentes tipos de estructuras musicales" explica el reporte.

El grado en que cómo se puede predecir la respuesta de los músicos a los diferentes tipos de sustitución musical no tiene nada que ver con cuánto practican, sino con la forma en que practican, explica Paul Sajda, ingeniero biomédico. en Columbia Engineering y miembro del Instituto de Ciencia de Datos de Columbia

En una investigación pidieron a 40 músicos que escucharán música con acordes intercalados al azar- Los improvisadores, la mayoría de ellos entrenados en jazz, identificaron los acordes extraños no aptos para la sustitución de forma más rápida y precisa que los músicos formados en su mayoría de formación clásica con práctica limitada de improvisación.

Lo bien que se realizaron, encontró el estudio, fue en gran medida previsto por su nivel de experiencia de improvisación.

Pero la improvisación no se limita a la música, está presente en todos lados. Ante un tren retrasado, puede decidir caminar o tomar el autobús; un ingrediente faltante, la alternativa más cercana. Con una mentalidad flexible, a menudo se encuentra una solución creativa.

Con la música, como con la cocina, el truco es conocer las reglas de la sustitución

Un cocinero con capacidad de improvisación que se queda sin limones comprende que los cítricos pueden funcionar mejor que un plátano, por ejemplo. En cambio, un cocinero que no le gusta improvisar podría dejar de hacer el platillo por no tener los ingredientes completos. A tardarse más en ir a buscarlos.

Quizá quienes defiendan al cocinero que va en búsqueda de los limones podrían decir, con razón , que esta persona es un perfeccionista y que no esta dispuesto a cambiar las reglas probadas por un cambio que se notará en el sabor final.

Por supuesto que se notará, pero el cambio podría ser para mejorar el platillo, algo que solo lo podrán saber los que practican de forma frecuente la improvisación.

Es por razones como estas, por las que hemos afirmado que en el fondo todas las reglas que ofrecemos sobre finanzas no son más que ideas que deben tomarse como propuestas para experimentar en nuestras propias vidas.

En realidad, ninguna persona rica a logrado su éxito siguiendo con precisión los pasos de otros ricos, las personas que han logrado éxito han sabido reinterpretar las experiencias de otros para improvisar su propia solución. Fracasarán la mayor parte de las veces, pero cuando alcancen el éxito, su fórmula será única y personal, como son las fórmulas de todos los éxitos.

Pero hay una observación importante, las personas que tienen éxito en la improvisación, conocen muy bien lo que hacen, la inspiración se basa en el conocimiento que tienen de la materia.

De modo que, si quieres improvisar con una mezcla de crédito diferente a las recomendadas, antes deberías conocer la naturaleza de cada uno de los créditos, comprender como se construyen los intereses, como deben pagarse y una vez dominado podrías usar tu propia fórmula

Lo mismo ocurre con el ahorro, las inversiones patrimoniales y cualquier aspecto de la vida financiera.

Imagen

Temas relacionados:

Cómo puedo saber si estoy en el buró de crédito?

Préstamos personales sin buró de crédito

Usa la frustración a tu favor

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.