Principios para salir de deudas y no volver a caer en ellas

Cómo salir de deudas

Nadie está a salvo de caer en un problema de deudas.

Uno podría imaginarse que las personas que tienen retraso en el pago de sus deudas se debe básicamente a que no les gusta llevar un control de sus gastos o que la necesidad los llevó a endeudarse para resolver alguna necesidad urgente.

Pero no siempre es así. También ocurre -con mucha frecuencia- que las personas exitosas, que ganan mucho dinero, terminen con deudas prácticamente impagables. Hemos ya publicado casos de famosos como con inmensas fortunas y contratos millonarios terminan en bancarrota.

En ocasiones el éxito se convierte en una niebla que nubla la razón y provoca que se tomen decisiones financieras erróneas bajo la suposición de que el impulso de su éxito les resolverá el problema.

Este problema no sólo les ocurre a los famosos. También puede pasarles a jóvenes profesionales que logran un rápido desarrollo en sus carreras profesionales, pero no necesariamente en el resto de sus facetas como ser humano, lo que les hace rodearse de objetos de lujo y servicios premium que los lleva de forma muy rápido a una situación de problemas de pago de sus deudas, a pesar de los buenos sueldos que pueden estar ganando.

La ventaja que puede tener este tipo de personas, con respecto a otras que también se endeudan, es que sólo tienen que romper una barrera mental para empezar a resolver sus problemas, ya que es sus ingresos son lo suficientemente fuertes para salir ellas.

La situación es que esa barrera mental -que en realidad es sólo un concepto-, no se rompe tan fácilmente pues puede ser el sustento mismo del éxito que viven: el orgullo que ha evolucionado para convertirse en vanidad, en un sentimiento de superioridad que les ha hecho irse al lado puesto de la humildad y de la aceptación de errores.

Esta resistencia para reconocer que están en problemas, por sus propias decisiones, suele costar muy caro, pero una vez que ocurre podría convertirse en ese elemento clave que le faltaba a estas personas para lograr un crecimiento en valores personales y finanzas mucho más sólido.

Es entonces cuando de una forma u otra aprenden la máxima que toda persona con éxito en la construcción de su patrimonio se sabe de memoria: gastar menos de lo que se gana.

Las personas que tienen ingresos regulares pueden salir rápido de ellas y construir su patrimonio, siguiendo estos consejos de expertos:

1. Adopta un método de pago de la deuda

Hay muchos y por regla general todos funcionan: empezar por la deuda más pequeña, o pagar primero la que cobra intereses más altos, concentrar la deuda en una sola, dividir los ingresos en pequeños sobres para no olvidar ningún pago, automatizar los pagos.

Cada persona es diferente y su motivación se activa por razones también distintas. El consejo es tomar el que más te guste, o el que más se acomode a tu manera de ser. También puedes tomar el primero que veas, o el que tu diseñes. Lo importante es adoptar uno y seguirlo fielmente hasta pagar las deudas.

Lo único importante que debes conseguir es que tus deudas bajen. Lo que significa que pagues lo más posible y no aumentes tus deudas.

2. Crea un presupuesto

Las deudas son en realidad un síntoma de un problema mayor, no la causa. Nos concentramos en ellas porque su crecimiento puede liquidar nuestra salud financiera, pero no será suficiente si no revisamos cómo estamos gastando.

Y para ello hay que hacer un presupuesto, sumamente sencillo, primero haz la lista de los gastos indispensables para vivir al nivel más básico: comer y dormir. Luego continúa registrando tus gastos tratando de ordenarlos de lo más indispensable a lo menos necesario. La lista tendrás que reordenarla una y otra vez. Aunque parezca increíble definir lo que es realmente necesario requiere de una posición ante la vida y en ocasiones esta postura es dictada por la sociedad, las amistades, los medios masivos, la familia y, muy pocas veces por nosotros mismos.

Hacer un presupuesto tiene por objetivo planear los gastos para construir un patrimonio, para ello hay que gastar menos de lo que se gane y en este sentido el ejercicio de hacer el presupuesto es un rito que se tiene que revisar al menos una vez al mes, aunque si se revisa diariamente la idea de lo que es realmente indispensable, el orden irá cambiando para mejor.

El presupuesto es muy fácil de hacer si se paga muchas de las cosas que hacemos con tarjeta de crédito, es sólo cuestión de práctica acostumbrarnos a registrar nuestros gastos

3. Tiempo es vida

Si al finalizar esta lista, sumas tus gastos y a esta cifra la conviertes en las horas que requieres trabajar para pagarla, descubrirás lo caro (o barato) que te está costando pagar lo que necesitas para vivir. No importa la suma en pesos, pueden ser miles o millones, pero si importa el tiempo que usas para pagar esos gastos. Porque estamos en esta vida por un tiempo limitado y cada minuto que usamos cuenta, o mas bien se descuenta de ese saldo de vida que consumimos día a día.

Cuando haces esto puedes tomar decisiones como ¿vale la pena ese trabajo extra que me exige la mitad de mi tiempo libre por lo que recibo como pago? Siempre es bueno un dinero extra, pero hay que valorar si nos está restando tiempo de vida.

4. Usa tu imaginación

Una vez que has valorado lo que te cuesta en tiempo de vida pagar tus deudas y tus necesidades es momento de valorar lo que significa para ti invertir lo que ganas en calidad de vida. A mí, por ejemplo, me gusta pensar en lo que haría si tuviera x cantidad de dinero. He descubierto que con el paso del tiempo le haría un uso diferente. Luego reflexiono sobre lo que tendría que hacer para obtenerlo y mis ideas brotan como agua en una fuente borbollando.

La imaginación puede ayudarnos a darnos ideas de cómo generar dinero extra, cómo invertirlo y también cómo gastarlo de manera adecuada. Todos los proyectos exitosos, fueron imaginados antes por alguien. Suelta tu imaginación para que evolucione tu mente por el camino que te pueda llevar al éxito.

Por cierto, también puede usarse la imaginación de una manera que te empobrece, cuando sueñas con productos y objetos de marca y concluyes que los puedes obtener a crédito.

Es muy bueno tener objetivos que nos estimulen a ganar más, pero es muy conveniente que estos objetivos sean respaldados con un objetivo de ingresos y no de pago a plazos.

El crédito tiene otra razón de ser, su objetivo es resolver necesidades, cuando tenemos claro el camino para ganar más ingresos.

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.