Usa la frustración a tu favor

Vive mejor

Es maravillosa la historia del piano con la que empieza Tim Harford esta conferencia que aparece en el vídeo: cómo explotar lo bueno de una cosa en muy mal estado y convertirlo en una obra especialmente hermosa, apreciada por todos.

Aunque me gustaría decir que todos podemos intentarlo, la verdad es que se requiere de mucho conocimiento primero para valorar objetivamente un asunto u objeto y luego de un gran talento para construir algo que armonice con sus pocas cualidades, aunque tengas que poner toda su energía para construirlo.

Sin embargo, aunque no todos tengamos la posibilidad de crear este tipo de obra de arte (o quizás si ¿quién lo sabe?), todo podemos obtener tener lo mejor de lo peor, pero para ello necesitamos estar preparados para poder diferenciar lo que nos disgusta de lo que no sirve.

Porqué no es lo mismo. De hecho, la propuesta de Harford es que en muchas ocasiones lo que nos disgusta nos puede ser de gran utilidad.

Pongámoslo de este modo: quizás te disguste tener que hacer algunos sacrificios personales para tener que tener el dinero suficiente para ponerte al corriente en tus deudas, pero si te empeñas con todo tu talento e inteligencia tienes la posibilidad de descubrir que no sólo te servirá para pagar menos intereses y disminuir lo que debes, sino que has desarrollado una técnica de gasto que, una vez que tengas bajo control tus deudas, puedas incrementar tu patrimonio.

Retos como:

-Comer en casa y disfrutarlo, en lugar de salir los fines de semana a los mismos lugares, con los mismos platillos y con la misma mediocre atención del servicio, que socialmente te impulsa a pagar un sobreprecio del 15%

-Dejar de escuchar música y oír un audiolibro de finanzas personales cada vez que te diriges al trabajo

-Doblegar tu orgullo y aceptar que, aunque es cómodo, es demasiado costoso llevarte el auto, pagar pensión y telepeajes, cuando tienes un incómodo autotransporte que te deja a la puerta de tu casa.

De hecho, puedes intentarlo de cualquier manera, afrontar tus retos, hacerte las cosas difíciles, las que más miedo te den y cambiar tu mundo, especialmente el de las finanzas. Esos problemas que tienes pueden ser grandes soluciones si los ves desde otra perspectiva.

Pero ten cuidado, el pianista de Jazz conocía muy bien de pianos y sabía muy bien lo que quería. Su obra no fue producto de la casualidad, de ser buena onda o de echarle ganas. En realidad, sólo se esforzó más para equilibrar la calidad del producto con lo que iba a lidiar.

Esto significa que, si no estás preparado, si no conoces el tema a fondo o tu intuición (no tu miedo) te señalan prudencia, sigue tu intuición. Un ejemplo puede ser más claro: si has conservado el empleo porque nunca sido demasiado audaz, no significa que tengas que serlo ahora, un cambio simplemente por ser audaz pude hacer que pierdas lo que tengas.

Pero si tienes algo nuevo que hacer en donde el fracaso no significará que seas despedido, pero tu triunfo te podría consagrar… ¿Qué esperas para hacerlo?

Imagen

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.