La tarjeta de crédito del emprendedor

Haz patrimonio

No hay nada más injusto desde el punto de vista de desarrollo social y de oportunidades económicas que el crédito que puede obtener un emprendedor.

A diferencia del crédito para el consumidor -que lo obtiene más fácilmente. ya sea para bienes inmuebles o bienes de uso continuo como ropa y alimentos- el emprendedor regularmente tiene que operar sus negocios con sus propios recursos, ya que muy pocas veces tiene acceso a créditos, o éstos son muy caros para su rentabilidad.

Hay una razón de peso desde el punto de vista de otorgamiento de crédito por la que un emprendedor no obtiene fácilmente un crédito. Y este motivo tiene que ver con el riesgo que casi todas las empresas de un nuevo emprendedor tienen. Siempre hay un alto nivel de riesgo sin importar que vayan a tener éxito, esto es porque el retorno del dinero es al final de un largo proceso y éste se puede interrumpir en cualquier momento y por diversas razones, algo que no ocurre con el consumidor que cada semana, quincena o mes, recibe su pago puntual.

Esto significa que cuando inicia un proyecto empresarial el éxito no es seguro, por lo que un inversionista o prestamista casi siempre no está dispuesto a correr el riesgo. A menos que recurra a lugares especializados de incubadoras de empresas que tienen otro tipo de exigencias que no siempre están al alcance de los emprendedores más pragmáticos y orientados a la acción.

Esto sin duda es injusto porque el emprendedor va a crear empleos, generar riqueza, propiciar el desarrollo del país y de sus comunidad local, es decir, va a convertirse en un agente productivo para la sociedad y la sociedad en contrapartida no es capaz de darle el crédito que requiere para que su proyecto se realice

Sin embargo, cuando se analizan las tasas de fracaso de las nuevas empresas se comprende porqué las instituciones de crédito están renuentes o hacen difícil el recurso del crédito: la tasa de mortalidad en algunos casos de las empresas nuevas puede llegar a superar y 50% y en algunos negocios a ocupa el 90%, en un plazo menor a 5 años.

El emprendedor es un apasionado optimista y como tal no cuenta con la credibilidad, en algunas ocasiones ni la de su familia. Hay momentos en las que el mismo emprendedor duda de sí mismo, cuando las cosas se ponen difíciles y el horizonte se oscurece. Es en esos instantes cruciales cuando el verdadero emprendedor tiene la habilidad de tomar la decisión de valorar su proyecto como un proyecto viable o de modificarlo para que lo sea, pero tiene la resiliencia para jamás darse por vencido a pesar de todo el camino que tendrá que recorrer solo.

Si se toma como base este contexto el emprendedor, especialmente el que empieza con nuevos proyectos, tiene que desarrollar habilidad de supervivencia sobre todo si cuenta con poco capital.

Ante estos retos, el emprendedor tiene muchas habilidades por aprender para sortearlos. Por ejemplo, de contabilidad para no tener que recurrir a los recursos de un experto o de un asistente que maneje contabilidad, desarrollar otras habilidades con recursos tecnológicos para no tener la necesidad de tener un agente telefónico u oficinas virtuales que eviten pagar renta mientras llega el momento de empezar a tener ingresos regulares que le den la fuerza económica para pagar por este tipo de recursos y servicios.

Una de estas herramientas, de mucha utilidad. es la tarjeta de crédito y en este sentido el emprendedor nuevo en el mundo de la microempresa debe también aprender analizar ese recurso que va destinado al consumo en beneficio de su negocio.

¿Cómo lo puede hacer? En primer lugar, consultando a su contador para que le explique cómo debe diferenciar los gastos personales de los gastos de tu negocio. Hay ocasiones, dependiendo de la visión del contador, que le digan que no es posible usar la tarjeta de crédito. Pero de acuerdo con los cambios que ha tenido la reglamentación relacionada con el impuesto sobre la renta el uso de la tarjeta de crédito es cada vez más frecuente y recomendable en personas físicas o morales con actividad empresarial.

Sin embargo, si el empresario va a un banco y solicita una tarjeta de crédito para el negocio lo más probable es que le autoricen un plástico que no le ofrezca los beneficios que ofrecen las tarjetas de crédito para el consumidor, por ejemplo, pagó a plazos acceso a propuestas de meses sin intereses y probablemente límite de crédito inferior y también taza superiores

El empresario las deberá analizar.

Una opción es solicitar una tarjeta de crédito para consumo la cual solamente se utilizará para fines de negocio sin mezclarla con datos personales de esta manera se puede realizar gastos de la empresa como pago de gasolina papelería y en el caso de viaje hoteles y restaurantes de la forma de aprovechar de todos los beneficios que significa tener una tarjeta de crédito como pago por internet meses sin intereses, boletos de avión por internet, etcétera

Si se tiene cuidado para diferenciar los gastos de la empresa con gastos personales será una verdadera opción no sólo cómo crédito sino como una herramienta de control de gasto y de reporte al contador.

Incluso los intereses y el IVA que generen sus movimientos podrán ser deducible de impuestos.

Para obtener estos beneficios se requiere mucha disciplina conocimiento y comunicación.

-Disciplina, para cuidar cada uno de los gastos que esté haciendo y lo comentamos como gastos de la empresa solicitar la factura y hacer movimientos correctos en difícil regresar al pasado y corregir algo que te hizo mal como por ejemplo pagar con otra tarjeta.

-Conocimiento, porque el empresario requiere de entender cómo funciona la tarjeta de crédito y la ley de impuesto sobre la renta. Hay algunos pagos que esta ley exige que se realicen con tarjeta de crédito y hay otro tipo de gastos que deben pagarse de la forma correcta para que sean deducibles.

-Comunicación, porque esto no se puede hacer solo si el empresario cuenta con el apoyo de aquí de un socio o de su familia Todos los miembros involucrados en los casos deben de seguir las reglas, pero sobre todo deben estar muy bien comunicados con el contador de su empresa porque cuando el contador les dice que ese movimiento no se hizo bien ya es demasiado tarde para corregirlo

Los empresarios son el futuro de cualquier país y el nuestro no es una excepción estás barreras son parte del esfuerzo que todo empresario debe hacer para poder lograr sus empresas así que debe estar preparado para estos retos.

Artículos relacionados:

La importancia de conocer el valor neto de tu patrimonio

El riesgo es el estímulo de la vida del emprendedor

El patrón del dinero que determina tu futuro

¿Saber si eres propietario de un negocio o de un trabajo?

Tips de finanzas para emprendedores


Imagen


Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.