El círculo virtuoso del crédito

Vive mejor

El crédito es una herramienta que puede ser muy útil para tus finanzas personales y, por consecuencia, para el bienestar tuyo y el de tu familia.

Pero también puede ser un arma que dañe tu economía si usas el crédito de manera inadecuada, lo percibes como un ingreso extra o piensas que retrasarte en los pagos no es importante. Un solo crédito puede convertirse para ti en molestias continuas, negativas de otros créditos y en el incremento del monto adeudado, si no lo pagas de manera adecuada.

Sin embargo, si lo empleas de la manera correcta, el crédito se convierte en un círculo virtuoso que te permite resolver necesidades puntuales sin tener que esperar a tener todo el dinero para poderlas obtener. Además, en la medida en que los usas y los pagas puntualmente, las posibilidades de tener más y mejores créditos van mejorando con el tiempo.

Los pasos para usar el crédito a tu favor son muy sencillos de recordar y -como podrás ver- no requieren de estudios en economía para poderlos seguir.

El círculo virtuoso del crédito consiste, desde nuestra perspectiva en el siguiente:

Necesidad.

Todos tenemos necesidades y las tendremos siempre, pues es una condición natural que ocurre cuando uno está vivo: definir qué es una necesidad es muy fácil porque la sentimos en el presente, en este momento: por ejemplo: comer, tener ropa que nos proteja del frío, un lugar adecuado para soportar el calor, etcétera. Las necesidades no son deseos y esto lo debe tener uno muy claro. Por lo regular los deseos se encuentran en nuestra mente en un lugar que nosotros entendemos como el futuro: vacaciones, un accesorio nuevo para que al vestirnos nos veamos mejor, un auto nuevo más bonito e impresionante. Los deseos pueden esperar, las necesidades no.

El crédito, por lo tanto, es para aquellas necesidades que no pueden esperar y lo más saludable es sólo usarlo para resolver esas necesidades urgentes o importantes

Análisis.

Esta fase es fundamental para que el crédito trabaje a tu favor. El análisis que debes realizar debe ser en varios sentidos. Estos son algunos ejemplos de los puntos que debes reflexionar: ¿realmente estás dispuesto a pagar más por resolver esa necesidad? Los créditos tienen intereses y, nos guste o no, estamos pagando más que si lo obtuviéramos al contado. ¿Es algo que necesitas, pero que no puedes pagar ni ahora ni en el futuro con los ingresos que tienes actualmente? Hay algunas necesidades que son muy claras, pero que no podemos pagar porque nuestro sueldo no es suficiente. Este análisis es un poco cruel porque te das cuenta de que al final de todo estás solo en este mundo y sólo tu eres capaz de resolverlo, el crédito no te ayudará porque al final de cuentas lo debes pagar y si la necesidad que tienes sólo la puedes resolver con dinero, entonces es necesario que analices si puedes hacerte cargo de esa necesidad o a pesar de lo importante, deberás esperar.

El análisis también incluye el tipo de crédito con el que podrías satisfacer esta necesidad. Si quieres que el crédito esté a tu favor debes informarte, acumular toda la información disponible, preguntar, indagar en internet, consultarlo con diferentes personas, pues esa es el medio que te ayudará a tomar un criterio que te permita decidirte por la mejor opción de crédito a tu alcance.

Solicitud.

Una vez que te decides por el crédito que tomarás deberás solicitarlo y en este paso es muy importante que recuerdes que querer presentar la información para que el crédito te sea probado no es una buena idea. La honestidad te ayudará a entender si, de acuerdo con la experiencia y análisis del otorgante de crédito tienes el potencial para pagarlo. Es por eso por lo que debes ser sincero. Si el analista de crédito detecta que puedes tener problema para pagar y te reduce el monto o te niega el crédito es porque las probabilidades de que falles son grandes.

La solicitud te sirve para saber que opinan los expertos respecto al crédito que quieres, pero recuerda que eres tu el que toma la decisión. Puede ocurrirte lo contrario: que te aprueben un monto superior a lo que necesitas, esto no significa que debas pagarlo, pues, aunque puedas el dinero que obtengas te será descontado de tus ingresos futuros, por lo que en realidad estás tomando una decisión de ganar menos dinero para el futuro, mientras dure el pago del crédito.

Pago puntual.

Una vez que te dan el dinero, ahora todo depende de ti. Requieres de convicción, organización y disciplina para ser puntual en tus pagos. Hay una malinterpretación generalizada de que los créditos debe de pagarse al último día, porque no hay ninguna diferencia en pagarlos antes. Esto puede funcionar para algunos, pero no para todos. Si tienes varios días para pagar, pero justamente el último día no puedes hacerlo porque tuviste algo muy importante que hacer, entonces tomaste una decisión que está afectando tu puntualidad y esto tendrá un costo en tu círculo virtuoso del crédito.

En este punto es importante que no escuches las experiencias de otras personas, pues cada uno te dirá cosas diferentes, sin sabes si son ciertas o no, si fue hace muchos años o si en realidad no resolvieron un problema, aunque crean haberlo hecho. Lo mejor es que te concentres en encontrar un método para pagar puntualmente, ya sea reservando el dinero en otra cuenta en cuanto recibas tu quincena, pagando de inmediato o usando tu agenda electrónica para recordar a tiempo lo que debes de pagar. Recuerdo que todo se registra en el buró de crédito

Mejora constante tu calificación o score de crédito

En cuanto recibes un crédito y eres puntual en los pagos tu score de crédito empieza a mejorarse. El score de crédito se construye con el tiempo, puntualidad en tus pagos y diversificación de créditos, es decir ir tomando diferentes tipos de crédito que fueron creados para resolver necesidades diferentes: tarjeta de créditos, préstamos personales, nómina, automotrices o hipotecarios. Sin embargo, el hecho de que existan no quiere decir que debas tomarlos. Sólo recuerda que están disponibles para cuando te surge la necesidad.

Un buen score de crédito no sólo te sirve para tener más créditos, pues llegará el momento en que no puedas tomar más, para poder ser puntual en tus pagos. La idea de tener un buen expediente de crédito y un score creditico alto es la disponibilidad de recursos económicos para resolver emergencias, aprovechar oportunidades, dar respuesta inmediata a imprevistos o adelantar un bien o servicio para que sea oportuno y no tener que esperar a tener el dinero necesario.

Cuando cumples con todos los pasos de este círculo de manera responsable, llegas al paso final que el de tener un buen score de crédito para resolver una nueva necesidad y empezar un nuevo proceso que ayudará a tus planes personales, logrando así una espiral ascendente a tu favor.

Imagen

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.