La ciencia te dice cómo elegir el mejor crédito

Vive mejor

Cuando te decides por tomar un crédito ¿cómo lo haces? ¿Estudias la propuesta y tomas un decisión? ¿Lo consultas con alguien de confianza? ¿Lo comparas con un crédito anterior o uno que conoces?

SI haces un o varias de estas actividades no estás haciendo lo suficiente, pues no estás permitiendo que tu cerebro se adapte al entorno para que tome una decisión más acertada. Lo que requieres es analizar todo el entorno, familiarizarte con él y una vez que tienes esta información puedes tomar una mejor decisión.

Esto es porque un fenómeno similar al proceso de adaptación se encuentra presente en la forma en cómo los humanos conocemos el medio ambiente y resolvemos nuestros retos económicos.

De acuerdo con una investigación realizada recientemente la importancia de que una persona conozca toda la oferta de créditos que hay en el mercado, le permitirá desarrollar una habilidad para tomar una decisión económica diferente a la que tendría si sólo conociera un producto, como frecuentemente ocurre en el caso de los créditos que el consumidor acepta.

Un estudio neurocientífico, que aparece en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias en Nueva York, demostró que cuando nos encontramos con artículos de bajo valor, estamos dispuestos a pagar más por productos que luego conocemos; por el contrario, cuando vemos artículos de alto valor, pagaremos menos por los productos que veremos en el futuro.

Eso significa que el valor de los productos con los que convivimos influye en el monto que estamos dispuestos a pagar posteriormente por otros artículos, pero de un modo selectivo, de acuerdo con lo que descubrió esta investigación.

"La forma en que la gente valora un elemento no es una función simple de ese elemento solo", explicó Kenway Louie, profesor asistente de investigación en el Centro de Ciencias Neurales de la Universidad de Nueva York, autor del artículo que reportó la investigación. "Las personas valoran más o menos el mismo artículo dependiendo del entorno en el que vivieron recientemente. Nuestro estudio muestra que las recompensas no se pueden evaluar de forma aislada, sino que se deben ver a través del lente del pasado reciente. "

Lo interesante del descubrimiento es que además de no tomar la decisión de forma aislada, la asociación con el precio respecto al pasado reciente no es imitativa, sino adaptativa. Es decir, si las personas que vieron antes productos baratos se hubieran decidido por precios similares, la conclusión sería radicalmente diferente a lo que se obtiene de esta investigación.

Es decir, las personas que vieron precios bajos estuvieron dispuestas a pagar más, mientras que cuando vieron precios altos, su decisión fue pagar menos.

Aunque estos resultados podrían usarse para convencer a las personas de pagar un precio planeado previamente, mostrándole en su camino precios más bajos o altos según convenga, también es una información que nos sirve a nosotros como consumidores para confirmar que el aprendizaje es clave para tomar decisiones económicas.

Si las personas sabemos que cuando decidimos no sólo influyen factores emocionales y racionales, sino que también juega un papel el medio ambiente, es importante darle a nuestro cerebro la información que le nutra para tomar una decisión conveniente a sus intereses.

¿Qué significa esto? Que cuando vayamos a realizar una compra o a adquirir un crédito es importante hacer una investigación previa y no tomar una decisión impulsiva con la primera oferta que se nos presente a nuestros ojos.

En perspectiva, este conocimiento ya lo intuían nuestros abuelos. Al menos mi abuela, cuando la acompañaba al mercado siempre me alertaba de no mostrar interés por ningún producto y nunca decidir en el primer puesto. Recorríamos varios puestos hasta tener la certeza que realmente estábamos adquiriendo un producto con el precio justo.

"En conjunto, estos hallazgos proporcionan la primera evidencia de que la adaptación se extiende al valor económico que otorgamos a los productos", explica Louie. "Además, sugieren que la adaptación es una característica universal del procesamiento de la información cognitiva".



Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.