Blog

Meses sin intereses en tarjetas de crédito

Si estás buscando un crédito realmente barato, no encontrarás nada mejor que los que no cobran intereses, que también se conocen como de tasa cero o meses sin intereses.

Históricamente ha habido muchos tipos de crédito a meses sin intereses o a tasa cero, por ejemplo, los de las automotrices o una curiosa percepción de crédito cuando das un enganche para un departamento y te ofrecen pagarlo a meses sin intereses.

La estimulación emocional que provoca las palabras tasa cero o meses sin intereses, son -en ocasiones- una trampa en el que los consumidores pueden caer para adquirir créditos que no necesitan o que no son lo que realmente creen y que puedan ocultar gastos que no son explicados claramente por quien hace la oferta.

Por este motivo las autoridades han insistido en que los oferentes de crédito expongan en sus ofertas el Costo Anual Total o CAT que sirve para comprender el costo real del financiamiento, lo que incluye no sólo los intereses sino todos los elementos que se pagarán en un crédito como comisiones, gastos de cobranza o cualquier otro rubro que afecte el crédito.

Los créditos a meses sin intereses más populares y que todos conocemos son los que ofrecen las tarjetas de crédito. Son una parte casi inherente al uso de los plásticos, lo ofrecen en el Buen Fin, en las cajas de los supermercados, en las tiendas departamentales e incluso en compras más diferenciadas como boletos de avión, llantas para automóvil o compras en sitios como Mercado Libre o Amazon.

Son tan comunes que creemos conocerlos, pero podría ser que estemos un uso erróneo de estos créditos y estar, en la práctica, pagando altos intereses.

Esto ocurre cuando decidimos pagar el mínimo de nuestras tarjetas, debido a que este monto no cubre la cantidad del crédito que se debe pagar a este mes, por lo que el pago mensual del crédito se refinancia, provocando con ello pago de intereses.

Esta es la razón por la que los expertos insisten en que debemos conocer muy bien los estados de cuenta que nos envían de nuestras tarjetas de crédito. Si lo revisamos bien, podremos encontrar que en algún lugar de este documento que hay definiciones del pago mínimo que debemos hacer y del pago mínimo que incluye el pago de los meses sin intereses.

Quizá sea tentador para muchos pagar sólo el mínimo, sin considerar lo que debemos pagar por los créditos a meses sin intereses, pero será un gran error para nuestras finanzas personales.

Otro aspecto que debemos considerar al adquirir meses sin intereses, es evitar comprar productos de consumo regular. En diciembre estas ofertas son comunes, pues son días en que nuestro consumo aumenta, pero si consideramos a pagar a plazos productos que consumimos de manera regular esto es una alerta de que estamos cayendo en un nivel de gasto que rebasa nuestras posibilidades, ya que lo que consumimos no puede ser pagado por nuestros ingresos.

En mi vida como consumidor soy un usuario activo de los meses sin intereses, me gusta la idea de pagarlo a plazos, lo que no es algo que comparta con mis familiares, que prefieren saber lo que tienen realmente y comprar lo que desean cuando tienen el dinero. Por tradición y convicción, todos los miembros de mi familia son totaleros y todos usan su tarjeta de crédito para administrar sus gastos, pero yo soy el único que se inclina por pagar a meses sin intereses lo que le es posible.

Sin embargo, este gusto me ha obligado a llevar un control de este tipo de consumos de forma independiente, pues de no hacerlo podría excederme en mis compras y podría llegar el momento en que no tendría la capacidad de pagar las mensualidades y terminar pagando intereses.

Con esto quiero decir que se puede aprovechar uno muy bien de pagar a meses sin intereses, pero no son decisiones que convengan tomarse a la ligera. Comprar algo a meses sin intereses y obtener beneficio de ello requiere planeación, disciplina y conocimiento real de lo que estamos haciendo.

Ya hemos explicado que uno de los beneficios de comprar a meses sin intereses cuando uno es totalero es tener un saldo de crédito que beneficiará nuestra calificación de crédito, por lo que es otra razón para considerarlos

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.