El lado oscuro de tu teléfono móvil

Vive mejor

¿Qué hacía la gente cuando no existía el teléfono inteligente? Las personas que nacieron en la década de los 90 a la fecha no lo podrían imaginar. No sólo ellos, los que nacimos antes ya casi no lo recordamos.

La gente era diferente cuando la música se escuchaba en tocadiscos difíciles de transportar, cuando para hablar fuera de casa o de oficina había que recurrir a un, casi siempre, descompuesto o lejano teléfono público, había que ir al sitio de taxis para abordar uno o esperar pacientemente a que pasara uno libre. Y las noticias, en el mejor de los casos, se podían sólo escuchar en la radio cada hora y profundizar en los periódicos diarios. Por supuesto lo dominante era ver las noticias en la tele después de las novelas.

La movilidad con internet nos ha cambiado por completo. Hoy podemos comunicarnos con cualquiera al instante, enterarnos de la noticia en línea y ya no tenemos que hacer colas en las sucursales bancarias para cobrar un cheque o hacer un pago. Casi todo lo podemos hacer en ese pequeño aparato que está tan cerca de nosotros a diario que los escritores de ciencia ficción ya lo visualizan como un accesorio de comunicación que sería implantado en nuestro cuerpo.

Soy un usuario relativamente nuevo de la banca móvil, me resistía a usarla porque me sentía más seguro hacer trámites importantes en la seguridad de una computadora de escritorio y en absoluta privacidad. Pero el interés de los bancos por promover sus servicios por este medio me ha motivado a aprovecharla y he descubierto que los beneficios son indiscutibles.

En nuestro teléfono móvil podemos hacer cualquier pago, validar que lo que firmamos en el monto del voucher sea el mismo que el que nos cargan en nuestras tarjetas de crédito, hacer traspasos o depósitos, pagar servicios a terceros, consultar saldos, incluso podemos verificar el estado de nuestro expediente de crédito a través de servicios como Semáforo de Crédito.

Para los que somos inmigrantes digitales hemos llegado a un futuro que ni siquiera podíamos haber imaginado en sus detalles y para los nativos este tipo de servicios son lo mínimo que ellos podrían esperar.

El mundo es radicalmente diferente ahora. El móvil nos ha dado libertad y acceso a muchas aplicaciones, pero debemos ser muy cuidadosos con su uso, pues la información que contiene es de alta importancia para nosotros, los usuarios.

Pero como ocurre con todo, no hay bueno sin malo y el teléfono móvil no es la excepción. Nuestra intimidad con este aparato nos ha hecho también vulnerables. Y aunque hay medidas de los fabricantes para reducir este riesgo, como el reconocimiento facial o de nuestra huella digital, el riesgo es mucho mayor, pues una vez que alguien extraño tenga acceso a nuestro dispositivo, podrá obtener toda la información privada y personal que quiera.

La clave de la seguridad es el uso adecuado del teléfono inteligente, lo que significa que debemos verificar el tipo de aplicaciones que instalamos y seguir reglas de seguridad que recomiendan los expertos.

Por este motivo te recomendamos seguir los consejos que este vídeo ofrece, ya que los hackers están cada vez más interesados en encontrar la manera de obtener provecho de la información alojada en ese fantástico aparato del que no nos queremos desprender.

En Dinero en Imagen puedes, además, leer lo que debes hacer de inmediato si te roban un celular, una medida que es muy importante que tomes en cuenta.

Crédito de la imagen

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.