El estrés financiero puede dejarte solo y enfermo

Vive mejor

Hemos escuchado hasta el cansancio el famoso refrán popular “Cuando el dinero se va por la puerta, el amor sale por la ventana”, pero nadie nos había advertido que la ventana se queda abierta y también se va nuestra salud, empezando por la del corazón.

De acuerdo con una nueva investigación médica, las personas que tuvieron estrés financiero significativo tenían 13 veces más probabilidades de tener un ataque cardíaco que aquellos que tenían un estrés mínimo o nulo.

Pero la comparación no queda ahí, los que tuvieron estrés financiero moderado están propensos 5.6 veces y si es leve tres veces más.

Es necesario señalar que el estudio lo hicieron médicos especializados en el corazón, por lo que si tomamos en cuenta que el estrés puede impulsar otras enfermedades (como hipertensión o colitis entre otras) la importancia de regular el estrés financiero debería sobresalir en la atención de cualquier persona.

Esta investigación define los niveles de estrés en los que basó este estudio, por lo que te sugerimos que ubiques si estás en alguno de ellos para que salgas de ese estado lo más rápido que puedas:

-Estrés financiero leve: es el estado en el que están personas que tienen ingresos, pero necesitan apoyo financiero adicional.

-Estrés financiero moderado: estado en que están aquellos que tienen ingresos, pero se encuentran en problemas financieros.

-Estrés financiero significativo: estado en el que están las personas no tienen ingresos o son ocasionales y por lo tanto tienen dificultades para satisfacer sus necesidades básicas y no pueden pagar sus deudas.

Sin lugar a duda, si queremos mantenernos sanos, debemos hacer lo necesario para salir de cualquier estado de estrés financiero en el que nos encontremos. Del mismo modo en cómo hemos decidido actuar haciendo ejercicio para mantener nuestra salud, es necesario despejarnos del mayor estrés posible, pues podemos olvidarlo por un momento, pero si no lo resolvemos el tema regresará a nuestra mente, a nuestros teléfonos y a nuestros escritorios o mesas.

La salida fácil para resolver un problema financiero es el de pedir prestado, bajo la idea de que uno podrá resolver el problema en el futuro. Muchos lo resuelven, pero no siempre y no todos. Lo recomendable es que cuando se perciba que se está necesitando ayuda financiera es bajar los gastos al mínimo posible. Si se agudiza el problema habrá que hacer sacrificios.

Tomar nuevas deudas sólo es aconsejable cuando se tiene la certeza de nuevos o mejores ingresos, al final es el equivalente a pedir un adelanto de ese sueldo.

Recuerda que el primer paso para definir el estado de tus deudas es el de reunirlas todas para tener una visión clara del problema. En este paso puedes hacer uso de tu Reporte de Crédito Especial que es gratis una vez al año.

También es útil que conozcas estos consejos para salir rápido de deudas.

Por otro lado, si te encuentras bajo un nivel moderado de estrés, puedes aprovecharlo a tu favor si lo cambias a tu favor reconsiderando el modo definir el problema, como explicamos en este post.

Pero si el estrés está dominando tu mente, es importante que evites tomar decisiones importantes que puedan afectar tu futuro, pues sin lugar a dudas tu mente está afectada por la preocupación.

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.