Falta de oportunidades es razón para emprender

Vive mejor

El director General Adjunto de Nacional Financiera (Nafin), Tonatiuh Salinas Muñoz, ofrece a la prensa un análisis escalofriante de las estadísticas que se publicaron en la Encuesta Nacional de Empleo y Ocupación (Enoe) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi):

-De los 33 millones de jóvenes que hay en el país, 14 trabajan y 19 están desempleados.

-El 85% de los jóvenes del país gana menos de seis mil pesos

Esto significa que sólo el 6.36% de la población joven en México puede atreverse a soñar con una mejor calidad de vida, aunque no sabemos los que ganan entre 6 y 9 mil pesos, ya que este nivel de ingresos no hace una gran diferencia en cuanto a las expectativas que se tenían de tener una calidad de vida de un profesionista que tuviera la capacidad de cumplir sus sueños de comprar casa, autos y oportunidad de vacaciones y esparcimiento.

Las cifras no son estimulantes, pero desde esa perspectiva el funcionario de Nafin ofrece una visión adecuada: esta situación laboral está dando una razón para emprender un negocio a los jóvenes.

Más de 30 millones de jóvenes están ante la disyuntiva de buscar oportunidades de realización y es un hecho que muy pocos los encontrarán en sus empleos, por lo que la oportunidad de emprender es una de las vías más estimulantes para lograr esta realización.

Estamos en el umbral de un cambio en nuestra sociedad en donde la esperanza de bienestar se sustentará en la evolución personal y no en la de grandes instituciones gubernamentales y empresariales que ofrecían un plan de vida, seguridad social y retiro a sus empleados.

Si el emprendimiento es el futuro surgen entonces diferentes retos

El primero, quizás el más importante es el mercado. ¿Estamos como consumidores a la altura del reto que el país necesita para consumir lo que estos emprendedores ofrecen? No podemos esperar que haya éxito y oportunidades para las nuevas generaciones si no hacemos de nuestro consumo una tarea de desarrollo local. Así como la necesidad de ayuda tocó nuestros corazones cuando el sismo mostró la vulnerabilidad de nuestra vida, la esperanza es que también toque nuestro consumo cuando estas nuevas ofertas salgan al mercado.

El segundo, no tan importante son los recursos económicos necesarios para estos emprendedores. Uno podría pensar que es el obstáculo más grande por vencer, pero no es así, cuando lo que se ofrece encuentra el mercado el dinero se puede obtener. Lo importante es tener ventas, el dinero para satisfacer estas ventas llegará.

Así que. si estás empezando a emprender, garantiza que el primer requisito se cumpla, pues una vez resuelto podrás hacerte responsable de buscar un crédito. De otro modo estarías poniendo en riesgo un recurso económico que no te pertenece.

¿Dónde podrían obtener estos recursos los nuevos emprendedores?

-Si nos basamos en la experiencia, la mayoría de ellos obtendrá algún tipo de apoyo financiero por parte de sus mismas familias que tradicionalmente apoyan a sus seres queridos en estos retos, pues son personas que no tienen historial crediticio ni manera de garantizar créditos institucionales

-Otra fuente de financiamiento son los créditos que ofrecen diferentes instancias de gobierno, como es el caso de Crédito Joven de Nafin. Aunque esta institución cuenta con un fondo de 1,658 millones de pesos, para ofrecer créditos desde 50 mil hasta 2.5 millones de pesos, el recurso es limitado, pues en dos años han podido crear apenas 3 mil empresas, que -aunque es una buena noticia- no resuelve el problema de millones de personas que están buscando oportunidades.

-Habrá jóvenes que podrán aprovechar las oportunidades que ofrecen el Crowfunding, capital semilla o fondos de inversionistas, capital de riesgo o recursos similares, aunque estos serán la minoría pues requiere de una talento empresarial, preparación académica y conexiones que no están al alcance de muchos jóvenes que se encuentran en la puerta de sus casas preguntándose qué hacer con sus vídas.

-Sociedades. La base de una empresa se constituye por la unión de personas que quieren invertir en un negocio. Aunque esto es aparentemente común son pocos los emprendedores que logran encontrar un o varios socios que realmente se comprometan con el proyecto de un negocio. Sin duda los que lo hacen, están dando desde el principio uno de los requisitos para que una empresa perdure, que es la institucionalización o seguimiento de reglas de su operación.

- El microfinanciamiento es una alternativa para ellos, pues está orientado en este mercado, sólo se debe de recordar que es necesario tener garantizado el ingreso, pues el dinero que se obtendrá por este medio no será barato

-Emprendimiento desde cero. Existe el mito de que se necesita dinero para empezar un negocio, pero en la práctica he conocido emprendedores que han empezado sin recursos económicos importantes, aprovechando su computadora personal y su creatividad salen al mercado a vender sus productos que aún no han fabricado, o usan su cocina para producir postres, tamales, quesadillas, empanadas, pasteles o jugos de naranja para venderlos a sus vecinos o transeúntes de la calle donde viven. Este tipo de emprendedores, los que empiezan sin capital, son los más comunes. Por supuesto, en el camino de su evolución logran reunir el historial crediticio y los requisitos para obtener a crédito una maquinaria o un factoraje para sus cuentas por cobrar.

Cualquiera que sea la fuente de financiamiento, estamos ante la semilla de una oportunidad de cambio social, apoyemos.

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.