Blog

Retos económicos que afrontaremos por el sismo

Quizás de una forma muy anticipada, apenas a 24 horas del sismo, la calificadora Moody’s declaró que la interrupción económica en las ciudades afectadas por el terremoto tendrá un impacto significativo en la economía del país.

La consultora internacional recordó que después del sismo de 1985 la economía comenzó a contraerse y que la recesión se extendió hasta 1986, "pero el país ya estaba sufriendo desequilibrios fiscales y de deuda”.

Pero, aunque siempre es importante tomar en consideración las opiniones de los expertos especialmente los que tienen una visión global, quizás en este caso debamos comprender que las posibles afectaciones a la economía no serán homogéneas.

Habrá sectores afectados que se verán obligados a suspender sus actividades económicas, por ejemplo, empresas que pierden su centro de trabajo, o que cierran sus calles por labores de rescate y limpieza, otras que se verán obligadas a pagar daños o que perderán sus clientes. Pero también se reactivarán otras que la sociedad demande.

Hay un aspecto que debemos tomar en cuenta y es que el gobierno tiene un recurso económico reservado para estas situaciones de emergencia, de acuerdo con lo que publica la revista Expansión:

“La recuperación por los desastres naturales no generará presión en la finanzas públicas, en vista de recursos como 9,000 millones de pesos (mdp), por el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), refirió Santander en un reporte.”

Con base en lo anterior y en otros apoyos que se esperan recibir por parte de entidades privadas y pùblias, nosotros como consumidores podríamos concentrarnos más en la microeconomía personal de nosotros mismos y de nuestros semejantes (vecinos y familiares). Tanto gobierno como grandes empresas tienen la manera de obtener recursos económicos para sortear el problema, pero no será así para los ciudadanos afectados que perdieron todo su patrimonio o que se ven afectados en su vivienda o en su trabajo.

Es aquí donde la solidaridad debe de seguir actuando. Hasta el momento se ha desbordado, la gente ha salido a ayudar, pero esta ayuda deberá durar más tiempo, quizá no se necesite mano de obra o donación de materiales, se necesitarán esfuerzos para comprar productos y servicios que tengan una procedencia local, especialmente de los sitios donde ocurrió el daño.

Las personas afectadas tienen que comer todos los días y ayudará mucho que mantengamos nuestra solidaridad para consumir lo que produzcan. Consumir lo que ellos produzcan, incluso de más, aunque no lo necesitemos, sino como un modo solidario de ayudarles a llevar comida a sus mesas y esperanzas a sus vidas.

Consumir sus artesanías, sus atoles, sus tamales, sus dulces que venden en  puestos, o pequeños negocios, especialmente en esas regiones lejanas. La imaginación del consumo podría despertarse.

Esta solidaridad de consumo y apoyo a estas víctimas requiere extenderse a las otras regiones afectadas como Chiapas, Oaxaca, Puebla y Morelos.

Los mexicanos estamos orgullosos de nuestra solidaridad, es momento de modularla para que sea constante.

La economía macroeconómica no cambiará por este esfuerzo, las personas si

La imagen y el vídeo pertenecen al periodista Enrique Galván Ocho que filmó el momento en que una ferretería donaba materiales para rescate. El establecimiento está ubicada en la calle de Sonora esquina Nuevo León, en la colonia Condesa de la Ciudad de México. Si puedes consumir en esta ferretería, cualquier cosa, sería un acto de solidaridad para la gente que ha apoyado.

Fuente

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.