¿Sabes con quién dejas tu información personal?

Vive mejor

Para fines de control de mi información personal tengo una cuenta de correo electrónico, aislada de las demás, que tiene por objetivo servir de registro en sitios donde considero que pueden hacer mal uso de mi información. De esa manera detecto que empresas no son serias en el manejo de mis datos y la venden a terceros o la usan para generar correos y llamadas basura.

Sin embargo, a pesar de mi esfuerzo, mi correo electrónico de trabajo estaría saturado de spam si no fuera por las herramientas de protección antispam que tienen empresas como Google y Hotmail. Cuando reviso la carpeta de spam a veces puedo inferir de donde provino ese mal uso de mi información personal y realmente me sorprende la poca seriedad de empresas grandes para manejar mis datos personales.

A todas luces la medida de dar un correo diferente al de uso frecuente no es suficiente, sobre todo si se toma en cuenta que hay empresas e instituciones que nos obligan a darles información y que muy probablemente no tengan cuidado con ella.

Hemos visto como los hackers han tenido la capacidad de romper las barreras de seguridad de empresas gigantescas como Yahoo!, Sony o LinkedIn, de modo que es muy alta la probabilidad de que una empresa más pequeña que éstas esté vulnerable

Por consecuencia la pregunta que todos nos deberíamos estarnos haciendo es la siguiente ¿Quiénes de las empresas y personas con las que nos relacionamos tienen información personal nuestra y qué tan bien la cuidan?

Adam Levin cofundador de Credit.com y CEO de una empresa de seguridad nos ofrece una lista de sitios que requieren de información personal que es de gran ayuda, pues nos da una idea de las empresas que deberíamos estar contactando para saber cómo cuidan nuestros datos.

Claro que no se trata de dudar de su calidad moral, sino de saber qué tan bien resguardan nuestra información para que no caiga en manos de terceros que tengan otro tipo de intenciones.

Ésta es la lista, adaptada por supuesto a nuestro contexto:

1. Pequeñas empresas: Los propietarios de tiendas de ropa, enseres menores, servicios automotores, servicios de reparación de electrodomésticos, de mantenimiento del hogar, pizzerías, farmacias y cualquier producto de entrega a domicilio tiene nuestro nombre, dirección y al menos número telefónico, quizás también puede tener correo electrónico, número de miembros de familia o al menos el nombre de algunos de ellos.

2. Escuelas y ligas deportivas: Las escuelas y las ligas deportivas infantiles necesitan información básica para inscribir a tu hijo, lo que incluye contactos médicos, nombres, direcciones, información de contacto de emergencia y otros puntos de datos que pueden usarse en delitos relacionados con la identidad. Si al preguntarles sobre sus servicios de protección de datos obtiene una respuesta vaga sobre su almacenamiento, es momento de hablar con la cabeza de esa institución.

3. Médicos y dentistas: ¿Alguna vez viste esos archivos con códigos de colores que sobresalen de los gabinetes metálicos abiertos en la oficina de un médico? Contienen toda la información necesaria para robar tus datos personales y comprometer tus cuentas financieras o presentar declaraciones falsas de impuestos y desviar sus reembolsos. Pregunta a tu doctor cómo almacenan sus registros y solicita que lo hagan de forma segura.

4. Veterinarios: Usted no puede pensar que la oficina de su veterinario podría ser un punto de vulnerabilidad, pero lo es sobre todo porque para él tampoco puede imaginar que pueda comprometer la seguridad de sus clientes. Es momento de hacérselo notar.

5. Gimnasios y clubes de fitness: cada vez más, los clubes de fitness piden más datos personales y si tienen un sistema de control computarizado, también tienen información sobre nuestros hábitos y momentos en los que nosotros o nuestros hogares podríamos estar vulnerables.

6. Contadores: Mientras que las firmas de contabilidad grandes son responsables de la responsabilidad, las empresas pequeñas y las operaciones de una sola persona pueden no estar tan actualizadas sobre las mejores prácticas de seguridad cibernética. Además de tener copias de sus archivos, que contienen datos personales extremadamente sensibles, su contador tiene que enviar archivos electrónicos al SAT y otras agencias estatales que cobran sus impuestos. Asegúrate de que están utilizando redes seguras y guardan tus archivos de forma segura.

7. Abogados: Si te preocupa la cantidad de datos confidenciales que residen con tu contador, ahora imagina el tipo de información personal que reside con tu abogado. Estaría bien tener una conversación directa sobre sus prácticas de seguridad de datos.

8. Agentes de bienes raíces: Si bien pueden no tener una gran cantidad de tus datos personales, los agentes de bienes raíces tienen suficiente para que un ladrón para un ladrón pueda usar tus datos para obtener un crédito. Si tu agente te da una respuesta vaga sobre cómo manejan la información confidencial, no les dé ninguna o comparte lo mínimo necesario.

9. Concesionarios de automóviles: concesionarios de automóviles son organizaciones enfocadas. Si bien sus empleados saben mucho acerca de cerrar acuerdos, es posible que no sepan cómo cerrar las puertas a los ladrones de datos personales, y porque ofrecen crédito, están en posesión del esqueleto de todas sus finanzas

10. Agencias de viajes: Para que los agentes de viajes puedan hacer su trabajo, es probable que necesiten tu nombre, dirección, fecha de nacimiento, información de contacto, información de contacto de emergencia, número de licencia o pasaporte y número de tarjeta de crédito o débito. Necesitas saber cuánto tiempo lo mantendrán y cómo lo almacenarán.

11. Tu hogar: Tu domicilio es lugar principal donde reside toda tu información personal, y necesita ser capaz de protegerte. Guarda todos sus documentos más sensibles en un lugar seguro e incombustible. Mejor aún, escanea y almacenarlos en una unidad de disco cifrada y protegida con contraseña.

Cómo mantener tu información segura

El robo de identidad es un esfuerzo de captura de lo posible. Sin embargo, donde hay voluntad, hay casi siempre una manera, debido a que hay muchas formas de obtener información personal.

De hecho, muchos de nosotros ya tienen sus datos comprometidos ya sea por una violación a una de las empresas que les dimos información o como resultado de la sobreexposición obsesiva (y excesiva) en los medios de comunicación social.

Pero el robo de identidad es por lo general un crimen de oportunidad. Toda esa información vulnerable todavía necesita ser obtenida con esos fines, lo que puede requerir más esfuerzo que su ladrón de identidad promedio está dispuesto a gastar. Por eso es importante mantener tus datos a salvo de esas manos oportunistas.

Levin sugiere las siguientes acciones para minimizar este riesgo, tomando en cuenta que la única persona realmente en proteger tus datos personales eres tú mismo.

  • Minimiza tu exposición. No des información a menos que estés seguro de que necesitas darla y que tendrán cuidado con ella. También evita dar información en redes sociales y empieza a usar contraseñas más seguras, utilizando herramientas que hay al respecto
  • Supervisa tus cuentas. Comprueba tu Reporte de Crédito con regularidad, también revisa si hay cambios en tu calificación crediticia y mantente al tanto de las principales cuentas de bancarias, si es posible diariamente. Si prefieres un enfoque más relajado, inscríbete a algún sistema de avisos de una Sociedad de Información Crediticia que te mantendrá al tanto de lo que ocurre con tu expediente.
  • Si detectas algún problema, actúa de inmediato, por ejemplo, si descubres que alguien uso algunas de tus cuentas de correo o de redes sociales cambia todas las contraseñas relacionadas y trata de mantener aislados unas cuentas de las otras. No dejes pasar ningún detalle sin acciones específicas
Más información

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.