¿Realmente nos preocupa la seguridad financiera?

Vive mejor

Los mexicanos dicen estar muy preocupados la seguridad financiera, específicamente por fraudes bancarios y uso indebido de sus datos de tarjeta, así como del robo no autorizado y del uso no autorizado de datos personales.

De acuerdo con la encuesta : “Índice Global de Seguridad Unisys 2017; México", patrocinada por la empresa de tecnología Unisys y realizada a mil mexicanos, ponderados de acuerdo con la población en general l,os porcentajes de extremadamente o muy preocupados es alto, como se puede ver en el siguiente recuadro

Fuente: Índice Global de Seguridad Unisys 2017; México

Esta preocupación se mantiene cuando se hacen análisis por edad o sexo. Todos los encuestados manifestaron estar preocupados, lo que es una buena noticia porque significa que la gente está consciente de los riesgos que corre con sus datos financieros, sus transacciones y la necesidad de protegerlos con medidas preventivas.

Resalta que este nivel de preocupación supera al promedio y la preocupación existente en países desarrollados como Estados Unidos. En el caso de México se encuentra en segundo lugar a nivel mundial de preocupación sólo superado por Filipinas.

No obstante, este nivel de preocupación, los datos no han variado mucho desde que esta encuesta anual se empezó a hacer en México hace tres años.

Los mexicanos decimos estar preocupados del tema, pero de acuerdo con lo que se puede apreciar es una preocupación inactiva. Es decir, afirmamos que estamos preocupados pero pocas personas toman acciones preventivas para disminuir el riesgo que nos preocupa.

Por supuesto la representación de la muestra puEde cuestionarse, pero la experiencia con otro tipo de encuestas señala que el nivel de la muestra es suficiente para tener una idea aproximada de lo que está ocurriendo con el resto de los mexicanos, además de que los datos son consistentes año con año.

Lo más probable es que esta encuesta caiga en lo que una investigación británica encontró hace algunos años: la gente miente en las respuestas porque responden pensando en lo que otras personas contestarán.

A este fenómeno se le llama “sesgo de deseabilidad social”, que consiste en tratar de hacer lo que el resto de la sociedad hace. A una pregunta como ¿te preocupa el robo de identidad? La gente responde que sí, porque es lo que dicen las noticias que debe a uno preocuparle, pero en el fondo quizá sea un asunto que ocupe poco en espacio en la mente de las personas.

¿Por qué afirmamos esto? Porque en la vida real vemos que la gente sigue publicando datos personales en las redes sociales, no protesta cuando le exigen su credencial de elector para entrar a un edificio, ni parece interesada y mucho menos informada de las modalidades que cada día surgen para robar la identidad de las personas.

Otro dato importante que respalda esta perspectiva es que, aunque con un nivel alto de preocupación (77%), los encuestados pusieron en cuarto lugar la seguridad en internet (virus y hackers) siendo que la red es la puerta de entrada para los otros temas que se mencionan como preocupantes.

La seguridad en internet -y el cuidado de los datos personales- son medidas preventivas que evitan que fenómenos como el uso indebido de información bancaria o robo de identidad ocurran, por lo que, desde el punto de vista activo, ésta debería ser nuestra preocupación y ocupación primordial.

Por supuesto, eso no quiere decir que así sea el caso de todos, hay personas que realmente se preocupan, para ellos es conveniente recordar nuestras recomendaciones para evitar el robo de identidad.

También te recomendamos esta herramienta para saber si tus datos personales corren peligro.

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.