Despierta porque nadie te debe nada

Vive mejor

Hace unas décadas nuestros padres o abuelos vivieron unas décadas en donde todo parecía estar resuelto: sólo bastaba con encontrar un trabajo en una buena empresa y llegar puntual durante tres décadas para esperar resolver los retos de la vida: seguros médicos, préstamos hipotecarios, cajas de ahorro, aguinaldos y, por supuesto, un plan de retiro de por vida con el 100% del último sueldo ganado.

Todo esto se acabó, pero no así en nuestras expectativas. Aun buscamos ese empleo maravilloso y vamos de una empresa a otra para con la esperanza de encontrarlo o, peor aún, en nuestra desesperanza vemos el mundo laboral con apatía y decepción y no nos esmeramos en nuestro trabajo.

Entonces miramos a nuestro alrededor, esperamos que sea el gobierno o quizá la familia la que nos dé, lo que los empleos ya no están ofreciendo. Pero el problema es que los gobiernos se hayan en la búsqueda de recortar sus gastos y que las familias no están preparadas, en su mayoría para ofrecernos un mundo mejor.

Tarde o temprano descubriremos que estamos solos y que nadie nos debe nada, ni dinero para el retiro, ni seguridad social, ni hipotecas con interés blando, que tenemos que enfrentarnos al mundo con nuestras propias fuerzas e inteligencia y que todo lo que queremos tendremos que ganarlo por nuestra propia cuenta.

Entre más temprano se haga este descubrimiento, mejor será para cada uno de nosotros. Ya no esperaremos que alguien nos descubra y nos saque del anonimato, que nuestro jefe reconozca nuestro esfuerzo y talento, que la fortuna llegue a nuestros manos. Empezaremos a planear una forma más dinámica de obtenerlo.

De hecho, esto significa un cambio de mentalidad. Puede definirse como cambiar la mentalidad de empleado a emprendedor, o una nueva madurez, pero lo importante es que las personas comprenden que deben moverse para obtener algo para sí mismos y que nadie tocará nuestras puertas para darnos algo.

Por ejemplo, no es lo mismo desear un nivel de sueldo que tener las cualidades para mejorar nuestros ingresos. Tampoco es lo mismo tomar un crédito para satisfacer una necesidad de corto plazo, que pensar en compras que nos den beneficio a largo plazo y obtengan valor con el tiempo.

Descubrirás también que muchos gastos son emocionales, que gastamos para mantener una imagen en la sociedad y no para satisfacer nuestras necesidades reales o para lograr una libertad financiera en el futuro.

El deducir que nadie nos debe nada tendrá un impacto en las relaciones sociales. Reconocerás que nadie te debe un saludo, una amistad o mantener un compromiso, que para lograr este tipo de relaciones se necesita trabajar para construirlas, lo que implica un mayor respeto a lo que hacen o piensan los demás.

Descubrirás también el poder de la mercadotecnia: nadie te debe nada ¿entonces porque te dan correos electrónicos, espacios de disco duro y acceso de rede sociales gratis? ¿Qué estás dando a cambio?

La buena noticia de este despertar es que te descubre el poder de manejar tu propio destino, será lo que tu busques que sea y lo puedes llevar adónde quieras ir. El reto ahora es saberlo ¿sabes lo que quieres y cómo lograrlo?

También podrás descubrir dos puntos adicionales:

-Que tu reputación lo es todo. Entre más credibilidad tenga la gente en ti, más probabilidad tendrás de mostrar tu talento y lo que puedes hacer para obtener un mejor sitio para ti en este mundo. Y, en este sentido, la reputación es en un sentido muy amplio: la imagen que tiene de ti tu familia, tus amigos, tus compañeros y jefes de trabajo, las empresas o negocios con los que te relacionas. Para los que viven en grandes ciudades podrían pensar que el anonimato es su escudo, pero la realidad ya no es así: las redes sociales y los buscadores de internet descubren todo lo que hacemos y que tipo de amistades tenemos, también conocen nuestra manera de expresarnos y pueden inferir nuestros valores, los historiales crediticios de los burós de crédito, contienen cada vez más información de nuestros compromisos financieros e incluso hay también empresas que recopilan información laborar para conocer qué tan creíbles y confiables somos.

-Otro aspecto que descubrirás es menos tangible, nadie te debe nada, pero en realidad no estás totalmente solo, muchas personas están en la misma búsqueda y la historia ha demostrado que cuando se unen esfuerzos los logros son más importantes y trascendentes. Esto estimulará tus habilidades sociales y para ello puedes confiar en tus sentimientos que es la vía rápida para obtener información.

Más en

Todos nacimos para brillar

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.