Apóyate en las emociones para mejorar tus decisiones financieras

Vive mejor

Debido a los hallazgos de la neurociencia, en donde se ha demostrado que las emociones son un mecanismo inevitable del cerebro para tomar decisiones rápidas, la economía como disciplina de estudio está viviendo un cambio trascendental.

Los principios básicos de la economía clásica es que el ser humano toma decisiones racionales, lo cual facilita la eficiencia de una sociedad. Pero los experimentos, de lo que ahora se conoce como economía conductual, han demostrado que las decisiones pueden ser racionales o no, pero principalmente son emocionales, ya que antes de que nuestra mente haya tomado una decisión, el cerebro utilizó a las emociones para decidir antes, por lo que la mente termina racionalizando la decisión, es decir justificándola.

El uso de las emociones para tomar decisiones no tiene que derivar, necesariamente, en conductas irracionales. Podría ser decisiones -por el contrario- muy acertadas desde el punto de vista económico, siempre y cuando haya una estabilidad emocional y un estado de atención permanente.

Si las personas se encuentran inestables emocionalmente o tienen problemas de autoestima, o de aceptación social, las decisiones podrían ser irracionales desde el punto de vista económico (como endeudarse injustificadamente) porque están orientadas a resolver otros problemas que consideran más importantes como lo económico, la aceptación social o la eliminación de un dolor emocional específico.

Aunque parecen temas totalmente alejados, las emociones y el uso del crédito están estrechamente ligados, desde los casos extremos de la adicción a las compras, de lo ya hablamos anteriormente, hasta en nuestras decisiones diarias. Conocernos a nosotros mismos y el desarrollo de cualidades para la canalización positiva de nuestros emociones y sentimientos son claves para lograr un estado de bienestar.

Este vídeo es apenas una pequeña introducción a lo que ahora se ha definido como Economía Conductual, cuyo desarrollo es una esperanza para la humanidad. En las escuelas nos enseñan a usar los números, historia, sitios geográficos, pero jamás nadie nos ha dicho como mejorar nuestra economía manejando adecuadamente nuestras emociones y no ignorándolas.

Artículos relacionados:

La deuda como dolor emocional

'¿Qué es el verdadero bienestar?

El riesgo como estímulo de vida en el emprendedor

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.