El estilo divertido del defraudador

Vive mejor

Comparto con ustedes (ligeramente editado) el correo que una lectora nos hizo favor de compartir con Vive con Crédito.

'Estaba buscando departamento en una zona céntrica de la ciudad de México. Necesitaba estar cerca de mi trabajo, así que cuando vi en 'segundamano.com' la oferta de un departamento chiquito y con mucha luz, en la colonia Del Valle (delegación Benito Juárez) no dudé en contactar con el supuesto dueño del inmueble.

Me puse en contacto con un tal Arthur Towler. Según su información, él era un policía de 43 años que se había ido a vivir a Londres. Antes de cerrar el trato platicamos (por correo) de música y cine. Se ganó mi confianza y él me dijo que necesitaba un inquilino de toda su confianza para hacer el trato. Yo acepté. Él me proporcionó los datos de una supuesta compañía de bienes raíces que sería la encargada de controlar el pago, entregarme el contrato de arrendamiento y las llaves, después de que yo depositara la renta de dos meses por Money Exchange.

Seguí las instrucciones al pie de la letra, pero pasaron diez días y la llave nunca llegó. Me cansé de enviar correos, pero nunca respondió. Yo ya me había endeudado con tal de poder cubrir la cuota que él me había pedido y ahora no tenía ni casa, ni dinero para rentar otra casa.'

Esta historia es una de las tantas historias de fraude electrónico y phishing (sitios web falsos) que existen en nuestro país. La creatividad de los defraudadores es ilimitada y en la red hay historias para todos, desde personas que regalan su herencia a cambio de una comisión, contratos laborales cuantiosos, extranjeros que regalan animales a cambio de cubrir el monto de traslado, o bien la famosa estafa nigeriana en donde una supuesta autoridad bancaria en África otorga un crédito sin aval por 300 mil pesos por una módica suma.

El truco de estos estafadores es que como los montos de las estafas son pequeños, muchas víctimas no se toman la molestia de ir a admitir ante un Ministerio Público que fueron engañados por personas que ni siquiera conocen. Son estafas hormiga perfectas, porque los delincuentes en lugar de robar un millón de pesos a una sola persona, prefieren robar mil pesos a mil personas diferentes.

Aunque las víctimas sí, los delincuentes no tienen rostro, pues para engañar a alguien por internet sólo se necesita tener una computadora y una historia creíble que prometa cubrir una necesidad económica o vulnerabilidad social como la soledad, la fe en los otros o la avaricia. Ser un poco desconfiado nunca está demás. Ese es nuestro consejo.

Fuente

La foto le pertenece a Carolina L Llano

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.