¿Y tú compartes tu auto?

Vive mejor

En una ciudad como el Distrito Federal, con casi 4 millones de automóviles circulando en las calles todos los días, el problema del tráfico vial no es un problema ajeno para nadie, pero esto podría tener una posible solución.

Los habitantes de la Ciudad de México ya pueden compartir auto, aún cuando no tengan uno propio. ¿Cómo?.... la respuesta es simple. Se ha puesto en marcha un programa de prestamos de coches, en el que lo único que necesitas es estar registrado.

Este es un modelo que ya ha tenido éxito en ciudades de Europa y Estados Unidos como Nueva York, Zurich, Berlín o Madrid.

Los sistemas de autos compartidos significan una reducción de hasta el 50% en el uso de coche, ya que el pago es por uso y no por la propiedad, lo que reduce el interés por utilizarlo.

Para suscribirse a este sistema llamado Carrot, lo único que necesitas hacer es tramitar una membresía con una tarjeta de crédito y luego cuando lo necesites, ubicas el que esté disponible por teléfono o en internet y reservarlo.

Luego, basta pasar esa tarjeta frente al parabrisas del vehículo para desactivar sus seguros y alarmas y poder acceder a él. La llave se encuentra en la guantera. Después de usarlo, el carro debe ser devuelto a la misma estación de donde se tomó.

Carrot apenas cuenta con 18 unidades: 16 autos compactos y dos camionetas, en 16 estaciones habilitadas. Los responsables de Carrot tienen como objetivos ampliar su flotilla a 100 autos para fines de 2012 y llevar el sistema a ciudades como Toluca, Puebla, Guadalajara y Querétaro, donde también encuentran potencial.

Fuente

La foto el pertenece a ePSos.de

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.