Pago de intereses lo más pesado en el gasto familiar

Haz patrimonio

No dejan de sorprenderme las cifras que las instituciones financieras que operan en nuestro país tienen sobre el comportamiento de los mexicanos. Hoy quizá esté un poco pesimista, pero no puedo evitar alarmarme por la forma en la que simplemente gastamos nuestro dinero, sin pensar por un solo momento en el futuro.

Un estudio elaborado por BBVA Bancomer reveló que la proporción del sueldo que las familias mexicanas destinan al pago de sus deudas por el uso de préstamos al consumo y a la vivienda se triplicó en sólo una década.

Las familias deudoras gastaron en conjunto alrededor de 661,000 millones de pesos durante 2011 para poder cubrir los intereses de sus créditos al consumo e hipotecarios con la banca y otros intermediarios no bancarios, como tiendas departamentales por poner un ejemplo.

Esta cantidad equivale a 17.1% del total de sueldos y salarios pagados a los trabajadores del país o bien representa el 4.6% del producto interno bruto (PIB).

Aunque el estudio fue elaborado por Bancomer, para la elaboración del estudio, los especialistas consultaron los datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, de la Secretaría de Hacienda, el Banco de México y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Lo peor, desde mi punto de vista, es que una deuda adquirida por comprar una vivienda todavía tiene justificación; sin embargo los mexicanos se endeudan más por crédito a consumo (tarjetas de crédito) que por casa.

En los últimos 10 años el segmento del consumo creció a una tasa real del 353.4%, lo cual refleja una tasa de crecimiento real promedio anual de 32.1%. Mientras que el crédito a la vivienda aumentó, también en el periodo de referencia, sólo en 122.2% en términos reales, lo que implicó una tasa de crecimiento promedio anual de 11.1%.

Fuente

La foto le pertenece a 401(K) 2012

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.