Cuando el descuento es fraude

Vive mejor

No te sorprendas si un día descubres en tu bandeja de entrada un correo electrónico que te ofrezca jugosos descuentos en tus deudas de energía eléctrica, telefonía celular o tus tarjetas de crédito. Esta es una nueva modalidad de fraudes vía internet que tiene de cabeza a las autoridades financieras.

Estos correos te ofrecen hasta 50% de descuento en tus deudas. 'Lo único' que debes hacer es ingresar tu información personal y algunos otros datos sobre tu cuenta. Estos datos son utilizados posteriormente para cometer delitos y fraudes financieros.

El riesgo no sólo está en el correo electrónico. Los fraudes en operaciones bancarias o comerciales también se han extendido a las redes sociales como Facebook, con 25 millones de usuarios en México o Twitter, con 12 millones de usuarios en el país.

La única manera de prevenir este tipo de ataques es NO dar clic en estos links. Borrar los correos de inmediato y no creer en descuentos milagrosos, simple y sencillamente porque si debes algo deberás pagarlo. Nadie te perdona deudas así porque sí y menos te dan el aviso por internet.

Al dar clic en los links donde supuestamente hay que registrar los datos, te estarás dirigiendo a un sitio apócrifo que se encargará de guardar toda la información que tú ingreses para después hacer mal uso de ella.

El principal riesgo de que nuestra identidad sea robada es que alguien más pueda utilizarla para cometer fraude en nuestro nombre en contra de nuestros propios contactos o, por lo menos, robarles la identidad con el mismo fin.

Fuente

La foto le pertenece a kalleboo

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.