Consejos para mantenerte delgado y ahorrar

Vive mejor

En mi larga lucha con el sobrepeso he aprendido el entorno lo es todo y que no importa cuántas dietas pueda hacer, sino cambio primero mi entorno todo lo demás no funciona.

Pongamos ejemplos.

Una persona que tuvo un largo día de trabajo llega a su casa y en todo lo que piensa es en tirarse en el sillón para ver la televisión y relajarse. Esta persona tiene hambre, así que va a la cocina y se sirve lo que sea que esté en el refri y que se pueda calentar en el micro porque está demasiado cansado para cocinar. Si no hay nada listo para comer, entonces pide pizza o algo por el estilo. Ve televisión mientras cena y después se va a dormir, se levanta, se va corriendo al trabajo, come en la calle porque no tuvo tiempo de cocinar en la noche. Este ciclo se repite todos los días.

Una persona B tiene el mismo día pesado, pero al salir de su trabajo se reune con sus amigos para ir a su clase de natación y después a cenar algo ligero o bien se va a su casa y se prepara un sandwich que comerá justo antes de salir a la calle a pasear por media hora al perro. En su casa no tiene comida chatarra en el refrigerador y tampoco tiene horno de microonda, por lo tanto ni siquiera compra comida instantanea porque no tiene donde calentarla. Aunque le gustan las películas y las series, prefiere salir al cine con sus amigos o hacer actividades al aire libre. Sus días nunca son iguales.

La pregunta sería: ¿Qué persona tiene más probabilidades de estar en forma?

Todo es cuestión de cambiar algunas cosas a nuestro alrededor, pero tampoco se trata de hacer gastos en este proceso. Se trata de emprender acciones pequeñas y ser constante. Estas acciones además de todo te ayudarán a ahorrar dinero.

Olvídate de los bocadillos en el refri. Si no tienes comida chatarra a la mano es menos probable que caigas en la tentación de comerla. En su lugar, cocina grandes cantidades de comida saludable una vez por semana. Así cuando llegues a casa y tengas hambre sólo necesitarás calentarla.

Crea la costumbre de comer cosas saludables con tus compañeros de trabajo, de rodearte de gente con habitos saludables. Únete a un club de corredores o ciclistas. Encuentra compañeros de entrenamiento.

Establece retos de fitness con tus amigos en línea, utiliza Facebook o algún sitio social para compartir tus logros.

Deja el control remoto lejos de tu alcance, que te sea difícil de encender el televisor. Haz una lista de restaurantes saludables, o de comidas saludables en otros restaurantes que puedan tener alternativas para cuando tengas que comer fuera.

Obviamente, no todas estas opciones se pueden aplicar a todo el mundo, y son sólo el comienzo de lo que se puede hacer, para darte una idea.

Fuente

La foto le pertenece a deunvistazo

Círculo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.