Gastar o ahorrar ¿cuál es tu dilema?

Cómo salir de deudas

Sólo 5 de cada 10 mexicanos contemplan el ahorro como una herramienta fundamental para su economía, lo que explica la razón por la que todos tenemos amigos y familiares que alguna vez han tenido que pedir prestado para los gastos más elementales como es la alimentación de su familia o el pago de la renta.

Puedo parecer disco rayado, pero la única forma que existe para vivir tranquilamente y sin estarnos tronando los dedos cada que ocurre una situación inesperada es ahorrando. Lo mismo que si queremos comprar esa chamarra que tanto nos gustó o un auto o una casa.

Después de consultar con especialistas en finanzas personales, amigos y algunos libros, reuní 10 'mitos y realidades' sobre el ahorro que bien te pueden ayudar a salir de ese 50% de personas que siempre está en aprietos financieros.

1. El ahorro no es el mismo para todos. Esto es cierto, puesto que tu ahorro dependerá de tu situación financiera; pero tampoco significa que por tener ingresos bajos no puedas hacerlo. Contempla cuánto dinero gastas y cuánto recibes, qué es lo que deseas y cuáles son tus necesidades inmediatas. Una vez que tengas bien claro dónde estás parado financieramente, te será más sencillo diseñar un plan de ahorro.

2. Atesorar no es ahorrar. Todavía es común que las personas prefieran guardar su dinero bajo el colchón a arriesgarse en invertir o impulsar algún negocio. La idea es generar rendimientos de tu dinero y el colchón no ayuda en nada para lograrlo. Hay un abanico de planes de fondos de ahorro, casas de bolsa, apoyos para microempresarios y muchas otras iniciativas que te ayudarán a ver con mayor claridad qué tipo de plan es el que se ajusta más a tus posibilidades y necesidades.

3. ¿Quiero o necesito? Tener siempre presente cuáles son nuestras necesidades más inmediatas y cuáles son sólo deseos de compra ayudará a hacer más sólido tu respaldo monetario.

4. El ahorro frente a la deuda. Este es un principio básico. No se puede ahorrar con deudas y por ello es necesario que aprendas no gastar más de lo que tienes. De hecho lo recomendable es reducir tus deudas a poco menos de 20% de tus ingresos.

5. No a los gastos hormiga. La mayoría de las personas que se quejan de no poder ahorrar son aquellas que a diario invierten en pequeños gastos que consideran insignificantes. Gastar en chicles, galletas y el café después de la comida, por poner algunos ejemplos, disminuyen considerablemente el efectivo que tienes en la cartera.

6. ¿Comodidad o pereza?. La mayoría de nosotros prefiere pagar unos 'cuantos pesos' más a cambio de comodidad, pero de peso en peso se hacen los miles. Evitar adquirir servicios y productos que resultan más costosos sólo porque te ahorran filas o te brindan comodidad.

7. Hacer listas. Haz una lista de qué y cuánto gastas mes con mes, esto te dará el control de qué se fuga, qué necesitas y qué no.

8. Vigila tu patrimonio. Podrás tener una cuenta en el banco, pero si no estás al pendiente de los rendimientos que te está generando no tiene ningún caso que la sigas manteniendo. Compara siembre con otras instituciones y en todo caso decide cuál es la que más te conviene.

9. Cálmate. Antes de decidir cualquier compra importante, primero deja pasar 48 horas y si después de ese tiempo decides que aún lo necesitas y ya tienes un plan para hacer frente a la deuda, adelante.

10. Moderación. Reciclar, rehusar, preferir hacer las cosas en casa, buscar ofertas, hacer ventas de garage e intercambiar bienes, son sólo algunas de las muchas cosas que puedes hacer para tener una vida más sencilla, más holgada y sin deudas.

Fuente

La foto le pertenece a Andres Rueda

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.