Cuida tu identidad y tus finanzas

Vive mejor

La Condusef (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) publicó una lista de los métodos más comunes que utilizan los ladrones de identidades para obtener información personal de los usuarios de servicios financieros.

Robo de carteras y bolsos. Éste es el truco más viejo de todos. La mayoría de nosotros acostumbra cargar en la cartera no sólo nuestras identificaciones oficiales, sino también las tarjetas de crédito y/o débito, comprobantes de operación como consultas de saldo en cajeros automáticos, comprobantes de domicilio, etc. Toda esta información facilita que nos puedan robar nuestra identidad para realizar compras a nuestro nombre e incluso realizar algún fraude. Lo mejor es siempre cargar sólo lo indispensable.

El buzón del correo. No es cuestión de paranoia, pero puede bastar con extraer de tu buzón algunos comprobantes de domicilio (recibos de luz, teléfono, agua telefonía celular) y solicitudes de tarjetas de crédito pre-aprobadas o estados de cuenta bancarios, para que alguien utilice esta documentación con el propósito de solicitar algún crédito a tu nombre. Revisa tu correo diariamente, manténte al pendiente de las fechas en que recibes tus estados de cuenta y si no te llegan comunícate a tu banco. Si vas a salir de vacaciones pídele a alguna persona de confianza que recoja tu correo.

Espionaje. Cuando tengas la necesidad de teclear tu contraseña en cajeros automáticos o tengas que llenar algún formulario con tu información personal, asegúrate de que nadie esté espiando por encima de tu hombro. Con los avances tecnológicos, es posible que grabar o tomar una fotografía de tu tarjeta y de ti cuando tecleas tu NIP en el cajero, información que definitivamente puede ser usada en contra de tu saldo.

Pharming. Te llega un correo electrónico que al momento de abrirlo instala un código en tu equipo personal, modificando determinados archivos, para que la próxima vez que ingreses al portal de tu banco te desvíen a sitios web falsos sin que te des cuenta, aunque escribas correctamente la página. Lo mejor es tener instalado en tu computadora paquetes de seguridad que te protejan contra virus y otras amenazas. Además siempre que hagas uso de la banca por internet o entres a algún comercio virtual donde te soliciten los datos de tus tarjetas para realizar un pago, verifica que la dirección que aparece en la barra del explorador comience con https (la 's' significa que la página es segura).

Finalmente, aguas con el teléfono. Puedes recibir una llamada telefónica avisándote que tu tarjeta de crédito está siendo utilizada de forma fraudulenta y que debes llamar a determinado número telefónico de inmediato. Cuando hablas a ese número una grabación te pedirá verificar tu cuenta tecleando los 16 dígitos de tu tarjeta de crédito. Si recibes una llamada de este tipo, lo primero que debes hacer es colgar y comunicarte con tu banco.

Fuente

La foto le pertenece a Thomas Brownell

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.