10 razones financieras para apagar tu TV

Vive mejor

La televisión es siempre un arma de dos filos, nos ofrece entretenimiento, nos permite escaparnos de la realidad, pero también nos conduce al gasto

Yo creo que en ocasiones lo mejor sería apagar la televisión, ¿Por qué?... aquí te doy 10 razones para hacerlo.

1. Televisión por cable. El paquete más barato de televisión de paga cuesta entre 150 y 300 pesos, así que digamos 200 en promedio al mes. Esto al año suma 2,400 pesos. Si ahorráramos esta cantidad durante 3 años seguidos (suponiendo que no incrementara el precio del cable) tendríamos 7,200 pesos; cantidad suficiente para poder tomar unas pequeñas vacaciones o invertir en las reparaciones que necesita la casa.

2. Electricidad. Considerando que en la mayoría de las casas hay más de 1 televisor, calcula la cantidad de energía que ahorrarías si mantienes apagado por lo menos uno de ellos. En México el precio del consumo básico de electricidad es de $ 0.741 por cada uno de los primeros 75 kilowatts-hora y $ 0.900 por cada kilowatt-hora adicional a los anteriores.

3. Culpa. Los programas de televisión a menudo nos crean necesidades que no tenemos. Muchos padres de familia experimentan sentimientos de culpa por no poder 'comprarles' a sus hijos todo lo que 'necesitan'.

4. Infomerciales. Estos comerciales son tan poderosos que muchas personas siguen pagando la última aspiradora que compraron después de haberla visto en televisión. Basta con salir a la calle para darse cuenta de que decenas de mujeres están intentando bajar de peso sólo con usar un par de tenis mágicos.

5. Más tiempo para otras actividades. Si pasas frente a la televisión alrededor de 4 horas al día, son 4 horas en las que podrías estar haciendo más constructivo y no hablo precisamente de trabajar. Organizar una reunión en tu casa con tus amigos o salir en bicicleta al parque es mejor para tu salud mental y emocional que ver televisión.

6. Estrés. Llegas cansado de trabajar, prendes la televisión y oh sorpresa las noticias no ayudan en nada a que te relajes. Salir al jardín o simplemente dar una vuelta a la manzana con tus hijos te ayuda más a relajarte que estar sentado cambiando el canal de la TV.

7. Malos hábitos de comer. Las familias han dejado de sentarse a la mesa para comer tranquilamente, ahora la comida se reduce a quesadillas preparadas de prisa o comida rápida comprada en la calle con tal de poder llevarla al sillón y no perderse el programa que está por comenzar. Estos costos se suman, no sólo en nuestros bolsillos, sino también alrededor de nuestra cintura.

8. Mala salud / obesidad. Consecuencia del punto anterior son los elevados índices de obesidad que tiene nuestro país. ¿Recuerdas cuando tú pasabas horas de tu infancia arrastrándote en el piso o jugando a la pelota?... no conozco a nadie de mi generación que haya tenido que estar a dieta a los 10 años por problemas de sobrepeso. La televisión es una actividad sedentaria y los costos los paga directamente nuestro cuerpo.

9. Menos comunicación. Cuando la televisión está encendida durante horas cada día, es mucho más difícil tener conversaciones reales con las personas que nos rodean. Personas viviendo bajo un mismo techo se convierten en extrañas cuando cada uno se retira a su habitación para poder ver su televisión.

10. Menos sexo. Si eres casado lo primero que deberías hacer es sacar la televisión de tu habitación. Cientos de parejas han terminado con su vida sexual por culpa de esta caja de imágenes. Tener sexo no sólo es un buen ejercicio (y por lo tanto sano), es gratuito y puede ayudar a curar un montón de problemas en las relaciones personales. Teniendo prendida la televisión, dentro del dormitorio, algún integrante de la pareja irremediablemente se quedará dormido, mientras el otro seguirá entretenido viendo una película que ha visto mil veces.

Fuente

La foto le pertenece a shellac

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.