¿Es la banca online segura para los usuarios?

Vive mejor

Evitar las eternas filas de los bancos y poder cumplir puntualmente con mis pagos son las dos razones por las que personalmente me gusta hacer uso de la banca en línea, servicio -que según he leído últimamente- va en incremento.

Cuando este servicio comenzó a utilizarse eran muchas las quejas que se interponían por supuestos fraudes, sin embargo esta actividad cada vez se ha vuelto más segura. Cifras de la Condusef aseguran que las controversias por posibles fraudes en transferencias electrónicas disminuyeron un 4% entre el año 2007 y el año 2011, al pasar de 0.48 por cada 100,000 transferencias en 2007, a 0.46 en 2011.

Algunas cifras que demuestran que no soy el único que utiliza este servicio son las que dio a conocer la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI). La asociación indicó que el 95% de los usuarios de banca en línea realiza únicamente consultas de saldo, un 54% realiza pagos por servicios y sólo el 48% de las personas efectúan transferencias electrónicas.

Sea cual sea el movimiento que tú realices en la banca en línea es importante que tomes en cuenta algunas recomendaciones que le serán de gran utilidad para no caer presa de fraudes y con ello cuidar en gran medida tu patrimonio.

Primero que todo no compartas tus claves d acceso (password) con ninguna persona y trata de guardar los dispositivos de generación de claves (Token) en un lugar seguro.

Lo mejor es activar el registro de alertas a tu celular o correo electrónico, pues así estarás al pendiente día con día de todos los movimientos y saldos de tus cuentas.

Programa los movimientos que vayas a realizar como pagos, transferencias u operaciones, evita tener activada tu cuenta por mucho tiempo y jamás dejes abierta tu sesión en lugares públicos.

Nunca utilices computadoras en 'cibercafés' para hacer transacciones de ningún tipo. Cambia periódicamente tus contraseñas y claves de acceso para cada servicio.

Evita ingresar al portal de tu banco por medio de hipervínculos, siempre es mejor teclear directamente la dirección de internet de tu institución financiera y mientras navegas jamás respondas o des clic a ventanas emergentes de publicidad o correos electrónicos que aparecen de la nada.

Y finalmente, aunque sean más fáciles de recordar lo mejor es evitar utilizar contraseñas que sean tu fecha de nacimiento, números de teléfonos, etc.

Fuente

La foto le pertenece a kalleboo

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.