Consejos par evitar la quiebra del patrimonio familiar

Haz patrimonio

Cuando escuchamos la palabra quiebra inevitablemente pensamos en alguna empresa, pero raramente prestamos atención a los números de la economía de nuestro propio hogar.

De acuerdo con algunos especialistas de finanzas personales, nuestro hogar debe ser visto como una inversión, como una empresa en la que invertimos para mejorar con el paso de los años y que si se administra mal, también puede caer en una insolvencia de pagos, es decir en la quiebra.

Para defender tu patrimonio familiar, al igual que las empresas, es necesario pagar oportunamente nuestras obligaciones y así evitar la quiebra económica; protegiendo nuestra casa y otros recursos de algún posible embargo o cobro de cuentas por parte de alguna institución financiera o autoridad.

Pero además también puedes acudir con un juez de lo civil y pedir el establecimiento del Patrimonio de Familia, el cual se realiza tras una valuación de la o las propiedades que desees proteger, de tal forma que nadie pueda hacer uso indebido de éstas.

Pongamos un ejemplo extremo. Si un día en alguna borrachera quisieras apostar tu casa jugando tu patrimonio estaría completamente protegido.

De hecho bajo esta figura, cuando se enfrenta un adeudo que se considera injusto también existe el recurso de revocación; un mecanismo en el cual el contribuyente puede inconformarse con la propia autoridad sobre un supuesto adeudo.

Todo es cuestión de acercarse a la persona adecuada para que te asesore en el tema y así mantener a salvo lo que tanto esfuerzo te ha costado.

La foto le pertenece a woodleywonderworks

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.