Microfianzas útiles para controlar tus gastos

Cómo salir de deudas

Si estás pensando en empezar a ahorrar o deseas cambiar la estrategia que estás siguiendo para controlar tus gastos te propongo poner en práctica un nuevo enfoque que acabo de ver en microfinanzas aplicadas a la economía personal.

Divide tu salario en dos cuentas, una pequeña y una grande. La cuenta grande estará destinada al pago de hipoteca o renta, servicios básicos (luz, agua, teléfono) y una pequeña parte para el ahorro pero tomándolo como si fuera un gasto obligatorio. La cuenta pequeña será para gastar y lo tendrás que ver como si fuera todo lo que tuvieras.

Para la mayoría de la gente, esta división podría ser 70/30 es decir que si ganaras $2,000 pesos al mes tu cuenta grande tendría que ser de 1,700 y tu cuenta pequeña de 300 pesos. (Sólo es un ejemplo, cada quien puede hacer su propia división)

El objetivo es que esos 300 pesos te alcancen para tu transporte, diversión y gastos menores, de tal modo que si notas que este dinero no te alcanza empieces a buscar mecanismos de ahorro como comer en casa, comprar alimentos más baratos, etc.

No deberás tocar para nada la cuenta grande, aún cuando tengas ahorros en ella, pues de lo que se trata es que después esos ahorros los puedas invertir en vacaciones, tu fondo para el retiro, pagar tus deudas, alguna emergencia médica, etc.

Esta es una estrategia de ahorro muy eficiente que si la aplicas al pie de la letra te puede dar muy buenos resultados. Inténtalo, lo peor que puede pasar es que ahorres algunos cientos de pesos.

Fuente

La foto le pertenece a 401K

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.