¿Por qué necesito una tarjeta de crédito?

Vive mejor

Las malas referencias de quienes hacen o han hecho mal uso de su tarjeta de crédito puede provocar que cientos de personas le teman al dinero plástico por 'temor a endeudarse' más de la cuenta.

Los consumidores somos los únicos responsables del manejo que le damos a la tarjeta de crédito, pues bien manejado el dinero plástico puede ser un gran aliado de nuestra economía.

Una tarjeta de crédito te puede ayudar a aprovechar promociones como los meses sin intereses, una buena estrategia para adquirir bienes duraderos que ya tenías en mente comprar pero que quizá no habías logrado reunir su costo total en efectivo.

Las tarjetas de crédito bien manejadas también son una gran herramienta para cubrir urgencias o sucesos inesperados -en caso de no contar con un fondo para emergencias- y tener hasta 50 días para financiar tu compra sin pagar intereses. Pongamos un ejemplo, si tu fecha de corte es el día 10 de cada mes, es recomendable que programes tu compra para el día siguiente, es decir el 11. El banco te solicitará pagar tu deuda hasta después del 10 del mes siguiente, pero tú puedes programar tus pagos para los días 15 y 30 de ese mes y el día 15 del siguiente, lo que te da un margen de hasta 3 quincenas para liquidar tu compra, siempre y cuando los realices antes de tu fecha límite de pago.

Esta estrategia aplica sólo si la compra que realices el día después de tu día de corte es la única deuda que tienes en ese momento, por lo que debes planear muy bien tus gastos.

Antes de contratar cualquier tarjeta debes seguir algunas recomendaciones básicas como comparar antes de contratar, pues no todos los bancos o tiendas departamentales que expiden tarjetas ofrecen lo mismo. Algunos cobran más comisiones y un Costo Anual Total (CAT) más alto, de hecho ya hay bancos que ofrecen tarjetas clásicas que no cobran cuota anual o promociones para abonar la anualidad si usas un paquete de servicios, como cuenta cheques, inversión.

No te quedes con ninguna duda y pregunta exactamente de cuánto son las tasas de interés, comisiones, respaldo en caso de robo o extravío, beneficios y responsabilidades. Una vez que tengas todo claro, lee tu contrato y después firma.

Es muy importante que tengas en cuenta que las tarjetas de crédito no son dinero extra, por lo que se recomienda sólo tener una o dos como máximo; pues ciertamente puedes perder el control si no eres responsable con el uso que les des.

Nunca gastes más de lo que puedas pagar pues todos y cada uno de tus movimientos quedarán registrados en tu historial crediticio, resguardado por las Sociedades de Información Crediticia (Círculo de Crédito y Buró de Crédito); instituciones financieras encargadas de recopilar y administrar esta información que luego es consultada por las instituciones (bancos, tiendas departamentales, empresas de financiamiento automotriz) en las que tú solicites créditos.

Siempre se recomienda pagar más del pago mínimo mensual. Cada mes tienes 3 alternativas para pagar que son: liquidar el total de tu deuda, que es lo más recomendable si no quieres pagar intereses; pagar un poco más del mínimo para que tu deuda se reduzca y finalmente depositar únicamente la cantidad mínima antes de la fecha límite de pago, sólo que al hacer esto tu deuda puede alargarse e incrementarse, por lo que no es aconsejable aunque es preferible a no pagar nada.

Finalmente revisa siempre el estado de cuenta. Aunque pienses que son basura, conserva siempre tus comprobantes de pago, pues en caso de errores u omisiones tienes un plazo de 90 días a partir de la fecha de corte para presentar aclaraciones. Y por supuesto en caso de robo o extravío, repórtala inmediatamente.

Tener una tarjeta de crédito no es la puerta al endeudamiento eterno y por el contrario es la forma más práctica de construir un historial crediticio que te servirá cuando necesites pedir un préstamo para adquirir una casa o un auto, a menos de que tengas el dinero suficiente para pagar este tipo de bienes de contado y no necesites solicitar un crédito.

Fuente

La foto le pertenece a Robert Scoble

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.