La deuda como dolor emocional: deudores anónimos

Cómo salir de deudas

Las deudas, al igual que cualquier otra cosa que se salga de nuestro control como las adicciones, pueden ser consideradas como síntomas de carencias emocionales.

Lo anterior lo afirma un grupo de 'Deudores Anónimos (DeA)' en México, grupo de apoyo que funciona como cualquier otro de este tipo y que tiene por objetivo ayudarse mutuamente para evitar y recuperarse del endeudamiento compulsivo.

El principal problema del mexicano, asegura el fundador del grupo en una entrevista que le realizó un medio de comunicación, es que de deja dominar por 'el pensamiento mágico'; la tarjeta de crédito es vista como una varita mágica que hace que aparezcan las cosas que uno quiere.

El endeudamiento proviene de la falta de conciencia de que los bienes y servicios adquiridos se deben pagar, pero la faceta conocida como endeudamiento compulsivo es originada, afirma este grupo, por una enfermedad mental emocional como puede ser la depresión.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la depresión es un trastorno mental común en el que se presenta pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o baja autoestima, trastornos del sueño, baja energía y falta de concentración.

La mayoría de estos sentimientos pueden ser 'remediados' con la adquisición de bienes o con experiencias reconfortantes como ir al cine, comer en restaurantes, salir de viaje, etc.; gastos para los que no siempre se está preparado financieramente.

El primer paso para llegar al extremo de ser un deudor compulsivo es no tener nuestra situación financiera. Luego viene la esperanza de que alguien se encargue de tus deudas, tener dificultades en el cumplimiento de los pagos, pero aún así seguir gastando e incluso llegar al extremo de pedir prestado para poder tener más dinero para gastar.

Fuente

¿Quieres checar tu buró de crédito?

¿Cómo puedo saber si estoy en el buró de crédito?

¿Los créditos causan impuestos?

Emociones y dinero

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.