¿Piensas casarte? Otro modo de ver tus finanzas

Vive mejor

Una de las mejores cosas que me han pasado en la vida es conocer a mi esposa y haberme casado con ella; sin embargo eso no quita que en los primeros años de nuestro matrimonio no todo fuera miel sobre ojuelas y tuvieramos algunos problemas por cosas tan insignificantes como el dinero.

Es cierto, a nadie le dan un manual para saber cómo afrontar los problemas matrimoniales, pero en algunos aspectos como el financiero creo que sí podemos estar preparados. Considerando que las finanzas son una de las principales causas de peleas en una relación, pues bien vale la pena hacernos algunas preguntas antes de contraer matrimonio para evitar problemas.

1. ¿Vamos a unir nuestras finanzas o las gestionaremos por separado? No hay respuesta correcta o incorrecta para esta pregunta. Es cuestión de cada pareja y ambos métodos funcionan tan bien como los integrantes de la pareja quieran que funcione. Muchas parejas deciden juntar su dinero en una sola cuenta, la clave está en mantenerse organizado y disciplinado en el manejo de sus finanzas. Si cada una de las parejas va a manejar sus propias finanzas, es bueno crear un presupuesto detallado que incluya no sólo sus gastos mensuales, sino también sus metas de ahorro.

2. ¿Cuál es nuestra situación de crédito? Si alguno de los dos tiene muy buen crédito, entonces abrir cuentas conjuntas puede ayudar a construir un buen historial crediticio con el tiempo. Si ninguno de los dos no tiene un buen crédito, entonces es necesario trabajar en conjunto para construir un buen historial crediticio antes de solicitar préstamos.

3. ¿Cómo se van a manejar las deudas que alguno pudiera llevar al matrimonio? Es necesario desarrollar un plan específico de cuándo y cómo se tiene previsto pagar la deuda para que esto no genere conflicto. Ambas partes deben cumplir con lo acordado, pues de lo contrario se afectará las finanzas del otro.

4. ¿Cuáles son nuestras metas de ahorro? Uno de los beneficios más amplios que tiene unir ambas cuentas es que se crean beneficios que llevan a generar ahorros, pero si no se tiene un objetivo para ese ahorro fácilmente se puede convertir en un pretexto para gastar ese dinero.

5. ¿Cuáles son nuestros objetivos y preferencias de inversión? Esto es muy importante porque es la unificación de las metas financieras a largo plazo y cómo se planean lograr. Un integrante de la pareja puede tener toda la intención de invertir, pero su su contraparte no está de acuerdo entonces conviene hacer inversiones de manera individual.

6. ¿Quién va a administrar? Los acuerdos se toman entre dos, pero la administración normalmente la maneja la persona más organizada de la relación, en el caso de las inversiones es recomendable contar con un asesor.

Y finalmente un tipo. Los problemas financieros dentro del matrimonio sólo se solucionan de una forma: comunicándose abiertamente y teniendo planes firmes. Sólo así se puede cuidar el patrimonio de la pareja sin que les cueste el divorcio.

Fuente

La foto le pertenece a adamjonfuller

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.