¿Cuánto vale tu identidad en la red?

Vive mejor

El robo de identidad en Internet o acceso no autorizado a alguno de nuestros perfiles, cuentas de correo o en la banca en línea, es un delito mucho más antiguo que las redes sociales. Antes sólo bastaba con que alguien nos despojara de nuestros documentos de identidad o tarjeta de crédito y realizar compras a nuestro nombre.

La única diferencia con la era tecnológica es que ahora se roban identidades digitales, ya sea para saber qué haces, qué dices, hacer investigaciones sobre su pareja, o simplemente para emitir contenido perjudicial en detrimento del titular de la cuenta a la cual se ha tenido acceso.

Aunque en la mayoría de los casos el robo de perfiles en la red tiene diversos objetivos, la usurpación de identidad en las redes sociales tiene el fin de obtener información sobre conocidos.

Algunos expertos coinciden en que el robo de identidad está entre los problemas más frecuentes en las redes sociales, sobre todo en Facebook donde más se perjudica a las personas difamándolas. Vivir en la era de las redes sociales implica que nuestros perfiles son también nuestra tarjeta de presentación y, en unas manos inadecuadas, podrían causar un gran daño a nuestra reputación; es por ello por lo que debemos extremar las precauciones para evitar que esto suceda y, si tenemos la mala fortuna de ser víctima de una suplantación de identidad, actuar rápidamente para mitigar el daño causado y atajar el problema lo antes posible.

Fuente

La foto le pertenece xornalcento

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.